Actualidad

Empieza la temporada de sol, playa, piscina… época en la que nuestra exposición al sol es más frecuente. Pero no hay que olvidar que el tomar el sol es una actividad saludable siempre y cuando se haga debidamente protegido.

Independientemente del tipo de piel: todos debemos protegernos de los rayos solares, que pueden provocar graves daños en la piel, especialmente en los meses veraniegos. Por ello, Consumidores AL-ANDALUS, siguiendo los consejos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), recuerda 10 consejos básicos sobre protección solar:

 

  • La exposición excesiva al sol es un peligro importante para la salud. No permanezca mucho rato al sol aunque use un producto de protección solar. Tenga en cuenta que ningún producto de este tipo ofrece protección total frente a los riesgos derivados de la radiación ultravioleta UV.
  • Evite la exposición solar entre las 12 y las 16 horas. Procure no dormirse al sol. Extreme las medidas protectoras en las actividades al aire libre.
  • No exponga al sol a niños menores de 3 años. Protéjales con ropa, sombreros, gafas y protectores solares de altos índices, especiales para niños y resistentes al agua. Hágales beber agua con frecuencia.
  • Utilice un protector solar que proteja frente a la radiación UVB (causante de las quemaduras solares) y UVA (principal responsable del envejecimiento prematuro de la piel). Estos dos tipos de radiación afectan también al sistema inmunológico y contribuyen al riesgo de cáncer cutáneo.
  • Elija un protector solar adecuado para cada tipo de piel o zona del cuerpo (crema, spray, leche, gel), teniendo en cuenta el fototipo, la edad y las circunstancias de la exposición. Emplee un protector solar de factor (FPS) más alto en las primeras exposiciones solares.
  • Aplique el producto en cantidad generosa uniformemente sobre la piel seca, media hora antes de la exposición al sol y repita la aplicación cada 2 horas y después de transpirar, bañarse o secarse. No utilice protectores solares que estén abiertos desde el año anterior.
  • Extreme las precauciones en las partes del cuerpo más sensibles al sol: cara, cuello, calva, hombros, escote, orejas, manos y empeines. La protección de los labios se debe hacer con lápices o barras fotoprotectoras y la del cabello con productos específicos.
  • Utilice el protector solar incluso en días nublados. Las radiaciones UV atraviesan las nubes y se reflejan en el agua, la arena, la hierba y la nieve.
  • Proteja también la piel con ropa (camisetas, pantalones), la cabeza con sombreros de ala y los ojos con gafas de sol que absorban el 100% de las radiaciones UV.
  • Vigile cualquier cambio en el color, la forma o el tamaño de pecas o lunares. Consulte al especialista.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) advierte del riesgo de los tatuajes temporales a base de Henna Negra que se ofrecen habitualmente en lugares públicos durante el verano.

Consejos:

  • Precaución ante las ofertas para la realización de tatuajes temporales con henna (dibujos sobre la piel, sin inyección intradérmica) que proliferan en verano en playas, mercadillos y otros eventos al aire libre.
  • Evitar los tatuajes temporales con henna negra. La henna negra contiene un colorante de color negro, prohibido para uso sobre la piel que puede desencadenar alergias graves, además de aumentar el riesgo de alergias a los tintes capilares.
  • Tenga en cuenta que:  

La henna natural, que no produce habitualmente alergias, es de un color marrón verdoso y su marca es de color rojo castaño. Dura sobre la piel tres o cuatro días.

La henna negra, que puede producir alergias graves, es de color negro intenso, y su duración sobre la piel es de más de una semana.

Acuda al médico si experimenta una reacción en la piel de picor y ampollas tras haberse aplicado en ella un colorante de color negro.