Actualidad

El mal uso de los servicios, al despilfarro energético, el exceso de residuos,… son prácticas que repercuten de forma negativa en la calidad de vida y en la salud. AL-ANDALUS te da las claves para ser consumidores responsables de recursos y productos.

Comportamientos como los citados anteriormente están esquilmando los recursos naturales del planeta y lo está contaminando de manera alarmante. Si todos los habitantes de la Tierra consumiéramos al mismo ritmo que los países desarrollados, necesitaríamos 3 planetas como el nuestro para abastecernos, reabsorver los residuos y neutralizar lo que contaminamos, y eso por el momento no es posible.

AL-ANDALUS, en su apuesta por el consumo responsable, en colaboración con la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales de la Junta de Andalucía, aporta una serie de recomendaciones fáciles de llevar a cabo y que repercuten de forma positiva.

Consumo de energía

La principal consecuencia del exceso de producción y consumo de energía es el denominado “cambio climático“, que puede atribuirse en gran parte a la emisión de gases contaminantes, siendo el principal el CO2 que se deriva de la quema de combustibles fósiles para la producción de electricidad o para el transporte.

En este sentido, a nivel doméstico podemos reducir el consumo de electricidad, por ejemplo:

  • Sustituyendo las bombillas incandescentes por las de bajo consumo.
  • Apagando las luces cuando no se necesiten, lo mismo que la radio o el televisor, cuando no le estemos prestando atención, y el ordenador si no lo estamos usando.
  • Desconectando completamente los electrodomésticos que tengan posición de “stand by”, pues aún apagados están gastando energía.
  • Sustituyendo nuestros electrodomésticos por unos energéticamente más eficientes.
  • Sacándole el máximo rendimiento a electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas, que sólo deben ponerse cuando estén llenos o en programas que permitan el ajuste de consumo a la carga.
  • La vitrocerámica es más rentable si aprovechamos para terminar de cocinar el calor residual que despide una vez apagada, y si utilizamos recipientes del tamaño adecuado al “fuego” y los tapamos.
  • Debemos moderar la utilización de los pequeños electrodomésticos que generan calor: planchas, estufas, tostadoras, secadores y planchas para el pelo, etc., pues consumen grandes cantidades de electricidad.
  • Apostar por las energías limpias.

Consumo responsable de agua

Si queremos hacer un uso responsable, sostenible y hasta solidario de agua, debemos tener en cuenta lo siguiente:

En la cocina

  • Cuando sobre aceite no verterlo por el fregadero, ni el WC, porque resulta muy costoso y difícil depurar esa grasa de los desagües. Existen alternativas más limpias, como almacenarlo y llevarlo a un punto de recogida municipal (punto verde).
  • Lavar la fruta y verdura en un cuenco. Se ahorran 10 litros de agua.
  • Si se friegan los platos a mano, no hacerlo con el grifo abierto.
  • Usar el lavavajillas sólo a plena carga al igual que la lavadora, salvo que dispongan de un programa de ajuste de consumo.

En el baño

  • Es preferible ducharse a bañarse, porque se consume la cuarta parte de agua.
  • Son recomendables los grifos monomando. Están diseñados para evitar que goteen y mantienen la regulación de la temperatura del agua.
  • Reparar los grifos que gotean y revisar la cisterna si pierde agua. Una gota por segundo se convierte en treinta litros al día. Se ahorra agua lo que se traduce en una rebaja en la factura.
  • No dejar el grifo abierto mientras nos cepillamos los dientes.

Consumo responsable de equipos informáticos

En general, en cuanto a la adquisición de estos aparatos debemos saber que:

  • Hay que comprar aparatos que presenten un consumo eficiente de energía y que dispongan de funciones de gestión de la misma.
  • Es importante elegir dispositivos de larga duración y que tengan una garantía superior a los dos años prescritos legalmente.
  • En la medida de lo posible, hay que comprar cartuchos de tóner o cartuchos de tinta reciclables.
  • Los aparatos deben encenderse sólo cuando realmente se necesitan.
  • Una vez hayamos terminado de utilizar el equipo, debemos desconectarlo totalmente de la corriente.
  • Es fundamental activar las funciones de gestión de energía existentes en el aparato de acuerdo con nuestras necesidades.
  • No es nada conveniente tirar a la basura los cartuchos de tinta y tóner usados pues son altamente contaminantes. Lo ideal es entregárselos al distribuidor, para que él se encargue de su reciclado.
  • Las pilas y baterías usadas debemos depositarlas en los contenedores específicos de recogida para que se proceda a una correcta eliminación. Siempre que sea posible es recomendable adquirir pilas recargables,

Consumo responsable de medicamentos

El mal uso y abuso del medicamento que se hace en numerosas ocasiones, por parte de todos los sectores implicados (administraciones, profesionales sanitarios, empresas farmacéuticas y consumidores), está influyendo considerablemente en la elevación del gasto sanitario y en la aparición de problemas de salud inducidos por fármacos. Además de provocar un aumento de la contaminación ambiental derivada de la producción, la distribución y los residuos que genera una demanda innecesaria de estos productos. Por ello, recomendamos:

  • Ante cualquier síntoma debemos visitar al médico para que nos prescriba el tratamiento indicado a nuestra dolencia o enfermedad.
  • Se considera imprescindible seguir las indicaciones recibidas en la consulta, la receta y el prospecto: dosis, horario de tomas, duración del tratamiento, etc.
  • Tomar medicinas sólo cuando sea necesario.
  • Mantener una actitud crítica ante la publicidad de medicamentos.
  • No guardar los medicamentos una vez finalizados los tratamientos. Si éstos no están caducados podemos llevarlos perfectamente envasados a la farmacia o alguna entidad que se encargue de su recogida para que puedan ser utilizados por otras personas.
  • Por supuesto, no automedicarse.
  • No tirar nunca los restos de medicamentos por los desagües o a la basura, ni siquiera los envases, pues contaminan los acuíferos y el suelo, perjudicando también a otras especies animales y vegetales. Debemos depositarlos en los puntos SIGRE de recogida específica, que se encuentran en las farmacias.
Esta acción informativa se enmarca dentro de la “Campaña de información, formación y concienciación para el impulso y promoción de un consumo responsable, solidario, sostenible y de calidad” desarrollada por AL-ANDALUS y subvencionada por la Secretaría General de Consumo de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales de la Junta de Andalucía.

Gabinete de Comunicación

Además, ésta y otras noticias sobre consumo pueden consultarse en las redes sociales

Recuerda, en nuestra App "fedalandalus ReclamApp" más información en materia de Consumo