fbpx

AL-ANDALUS conmemora el Día Mundial de la Alimentación recordando la importancia del consumo de los alimentos de nuestra tierra para el mantenimiento de las economías rurales.

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en el Día Mundial de la Alimentación en 2020 ha decido, bajo el lema "Cultivar, nutrir, preservar. Juntos" hacer un homenaje a los #HéroesdelaAlimentación de todo el mundo que plantan, cultivan, pescan o transportan los alimentos.

Esta organización además con motivo de este día “hace un llamamiento mundial a la solidaridad para conseguir que los alimentos saludables lleguen a todos los rincones del planeta, especialmente a los lugares más desfavorecidos y que han resultado más dañados por la crisis del COVID-19”.

La Federación de Consumidores AL-ANDALUS se une a los propósitos de la FAO y quiere rendir homenaje a las personas que trabajan por la obtención de productos de alimentación de calidad en nuestras tierras y mares. Para ello está desarrollando una campaña informativa para la difusión y promoción de productos andaluces en el ámbito de una alimentación responsable, sostenible y de calidad.

A través de esta iniciativa, AL-ANDALUS pretende informar a las personas consumidoras sobre los alimentos que se producen en nuestra tierra de una manera particular o ligados a un entorno específico, sobre los distintivos que avalan la calidad de nuestros alimentos, sobre las ventajas de los productos de proximidad y de temporada, la producción ecológica –en la que Andalucía destaca-, sobre nuestros pescados, etc. Todo ello como una manera de aportar su grano de arena al sostenimiento de nuestro tejido agrícola, ganadero, pesquero, y de nuestros entornos rurales.

Conozcamos las ventajas del consumo de los productos de temporada y proximidad, así como de los alimentos ecológicos:

Productos de temporada y proximidad

Calidad: Los productos de temporada ofrecen un buen aporte nutricional, ya que en el momento de su recolección mantienen intactas sus condiciones organolépticas (olor, sabor, textura…)

Respeto al medio ambiente: Se cultivan en condiciones climáticas adecuadas y sin acelerar su ciclo de producción normal. No necesitan tratamientos que alarguen su duración, ni tampoco costosas tareas de maduración rápida o anticipada. Así se evita una forma de cultivo intensiva que agote la tierra o la implantación de procesos dañinos para el medio ambiente.

Ahorro económico: El consumir productos de temporada, estamos evitando los alimentos procesados, que además de suponer un riesgo para el medio ambiente (envasado excesivo, elevado consumo energético asociado a las cadenas de preparación y distribución), suelen aumentar su coste, por ser productos de fuera de temporada y por lo tanto necesitan una mayor cadena de producción y mayor esfuerzo en la conservación.

En cuanto a los productos de proximidad debemos tener en cuenta que son productos autóctonos, adecuados a las condiciones de cultivo y al tipo de alimentación del área geográfica donde se producen, que es la misma área geográfica en la que se consumen. Nuestra dieta mediterránea, por ejemplo, se basa en alimentos mediterráneos, producidos, elaborados y consumidos en un entorno común.

Además, debemos tener claro que cuanto más corta sea la distancia que recorre el producto desde el lugar de producción hasta el lugar de consumo, mayores beneficios obtendremos sobre el medio ambiente y nuestra sociedad. Así, entre las ventajas de consumir productos de proximidad están:

  • Respeto a los ciclos de vida de plantación y maduración de los productos.
  • Menor necesidad de embalaje y sobre empaquetado.
  • Menor distancia de transporte y menor contaminación de CO2
  • Mantenimiento y mejora del empleo en la zona, así como fijación de la población

Alimentos ecológicos

Los alimentos ecológicos son saludables, porque sus procesos de producción y transformación garantizan la ausencia de residuos químicos indeseables en los alimentos. Además, gracias a su gran variedad: frutas, hortalizas, aceites, carnes, pescado, queso, vino, huevos, conservas…, permiten llevar una dieta saludable, variada y equilibrada. También redunda en la salud, que en su producción se reducen la emisión de sustancias nocivas y contaminantes al entorno, mejorando la calidad del agua y el aire en las zonas donde se cultivan.

La buena calidad y seguridad alimentarias de los productos ecológicos viene avalada por la forma especial de producirlos y transformarlos, y por la certificación requerida para su comercialización.

La producción de los alimentos ecológicos contribuye a la conservación del medio ambiente porque, la agricultura y la ganadería ecológicas se adaptan a la capacidad de producir de la tierra, sin forzarla, manteniendo la renovación de los recursos naturales: la tierra, las plantas y los animales, sacando partido de los ciclos biológicos, tratando de no dominar el medio ambiente y procurando el bienestar de los animales.

La mayoría de lo producción ecológica se realiza por pequeños agricultores y ganaderos, muchos de ellos agrupados en cooperativas. Por lo tanto, consumir productos ecológicos contribuye a crear empleo y riqueza en Andalucía.