fbpx

En Andalucía se produce una gran variedad de productos agrícolas, ganaderos y pesqueros de gran calidad que permiten elaborar una dieta variada, saludable, sabrosa.

 

La Federación de consumidores AL-ANDALUS está desarrollando una campaña para promocionar los alimentos andaluces, informando sobre la variedad y calidad de estos productos, dentro de las actividades que lleva a cabo para el impulso de un consumo responsable, sostenible y de calidad. 

En las sociedades desarrolladas, además de las condiciones nutricionales y de seguridad sanitaria de los productos alimenticios, cada vez más se valoran características diferenciadoras, tanto organolépticas (sabor, color, aroma) como otras relacionadas con los procesos de producción, elaboración y presentación.

Determinados productos alimenticios cuentan en su etiquetado con distintivos que hacen referencia al lugar donde han sido producidos, lo que nos ayuda a conocer más datos sobre su origen. Así las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) y las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) suponen el reconocimiento de una calidad diferenciada como consecuencia de características propias y diferenciales, en atención al medio geográfico en el que se producen, a las materias primas con las que se elaboran los productos, y a la influencia del factor humano que participa en las mismas.

Productos de calidad con certificado

La diferenciación basada precisamente en la calidad aparece como una óptima estrategia para satisfacer las demandas de los consumidores y mantener la competitividad de los productos. Y como elemento esencial de la misma, se presentan los sistemas de certificación, asegurando que un producto cumple con unos determinados requisitos de producción y su distinción en unos mercados cada vez más competitivos.

Se entiende por “denominación de calidad” el nombre empleado para designar un atributo de valor de un producto que tenga cualidades diferenciales, debido principalmente al medio natural o geográfico y/o a un método específico de producción. Un producto alimenticio para poder ser reconocido con denominación de calidad, debe reunir esencialmente dos condiciones, vínculo con el medio y notoriedad.

Denominaciones y distintivos de calidad

La “denominación de calidad” para ser amparada por una certificación, además de cumplir con unas especificaciones técnicas de producción, debe tener, con carácter permanente, una amplia difusión y conocimiento en el mercado nacional, o al menos, un notable prestigio a escala regional, o bien, que haya desarrollado mercados en el exterior.

En cuanto a su identificación, los productos sometidos a certificación se reconocen por una serie de “distintivos o sellos” que figuran en el envase, documento, etiqueta, faja o collarín. Los sellos de calidad presentes en el empaque del alimento aseguran condiciones comunes y controladas para los productos amparados por el distintivo respectivo.

DENOMINACIÓN DE ORIGEN PROTEGIDA (DOP)

El nombre de una región, de un lugar determinado o, en casos excepcionales, de un país, que sirve para designar un producto agrícola o un producto alimenticio originario de dicha región, de dicho lugar determinado o de dicho país, cuya calidad o características se deben fundamental o exclusivamente al medio geográfico con sus factores naturales y humanos, y cuya producción, transformación y elaboración se realicen en la zona geográfica delimitada. Para identificarlo como tal, en el etiquetado deberá figurar la indicación “Denominación de Origen Protegida”.

INDICACIÓN GEOGRÁFICA PROTEGIDA (IGP)

El nombre de una región, de un lugar determinado o, en casos excepcionales, de un país, que sirve para designar un producto agrícola o un producto alimenticio originario de dicha región, de dicho lugar determinado o de dicho país, que posea una cualidad determinada, una reputación u otra característica que pueda atribuirse a dicho origen geográfico, y cuya producción, transformación o elaboración se realicen en la zona geográfica delimitada. Se distingue por esta leyenda en el etiquetado “Indicación Geográfica Protegida”.

ESPECIALIDAD TRADICIONAL GARANTIZADA  (ETG)

La “Especialidad Tradicional Garantizada” es una certificación de características específicas que reconoce que un producto agroalimentario tiene una composición tradicional o que ha sido obtenido a partir de materias primas tradicionales o mediante un método de producción o transformación de tipo tradicional. No hace referencia al origen, sino que tiene por objeto proteger una composición tradicional del producto o un modo de producción tradicional.

Cuando un producto haya sido incluido en el Registro comunitario de ETG, en el etiquetado deberá figurar la indicación “Especialidad Tradicional Garantizada”.

Diferencias entre las DOP las IGP y una ETG

- En un producto con DOP la producción, la transformación y la elaboración se realiza en la misma zona geográfica, sin embargo en un producto con IGP no es obligatorio que todas las fases se realicen en la misma zona geográfica.

- En un producto con DOP el vínculo es más estricto que en uno con IGP.

La calidad de un producto con DOP “no es mejor ni peor” que la de uno con IGP. Se trata de dos figuras de protección distintas que sirven para amparar los distintos casos de productos cuya calidad diferenciada se debe al origen.

- Las DOP/IGP protegen un nombre geográfico. La ETG no protege un nombre geográfico, sino el nombre de un producto.

- En un producto con DOP/IGP la especificidad se debe al origen del producto, mientras que en uno con ETG se debe al carácter tradicional.

- Las DOP/IGP constituyen un derecho a la propiedad intelectual, mientras que las ETG no otorgan derecho a la propiedad intelectual, sino el derecho a incorporar en el etiquetado del producto la indicación “Especialidad Tradicional Garantizada”.