fbpx

En el Día Mundial del Urbanismo, AL-ANDALUS recuerda la necesidad de crear entornos urbanos sostenibles para mejorar la calidad de vida de las personas que los habitan

 

Ciudad sostenible es aquella que mantiene una armonía entre las construcciones y el ambiente natural, persigue la equidad social y la participación ciudadana, respeta el medio ambiente cercano y global y sigue los principios del desarrollo sostenible. Conseguir este modelo de ciudad está en mano de todos.

Para promover el desarrollo sostenible de los pueblos y ciudades, la Federación de Consumidores, AL-AL-ANDALUS plantea una serie de propuestas, relativas al tráfico, a los espacios verdes, al reciclaje etc., muchos de ellas fáciles de poner en práctica por las personas consumidoras para que puedan contribuir a mejorar su entorno.

El Tráfico y la Movilidad

El uso excesivo del automóvil provoca contaminación, atascos, ruido y pérdida de horas productivas, agrava el efecto invernadero y es más caro que el transporte público. Además, los automóviles ocupan 20 veces más espacio urbano que el transporte público y consumen 3 veces más energía, por lo que una ciudad construida para los automóviles es menos habitable que una ciudad construida para los peatones.

Para fomentar una ciudad sostenible en este ámbito, AL-ANDALUS aconseja:

  • La primacía del peatón sobre el coche.
  • El uso de la bicicleta para desplazamientos urbanos.
  • La potenciación del transporte colectivo como alternativa al automóvil privado.
  • La mejora y coordinación de las redes de transporte colectivo.
  • La mejora de las estaciones y terminales del transporte colectivo.
  • La reducción del consumo energético, de las emisiones contaminantes y del ruido producido por los vehículos de transporte colectivo.

 Espacios Verdes y Ocio

En ese sentido, AL ANDALUS recomienda:

  • Mirar por el medio natural y no abandonar elementos ajenos como envases, cigarrillos, latas vacías o desechos orgánicos.
  • Reclamar a las autoridades espacios verdes en equilibrio con crecimiento urbanístico. Para ello, hay que demostrar que son necesarios haciendo uso de ellos.

Vivienda y Gasto Energético

La construcción de las viviendas y los edificios, tanto en materiales como en diseño, marca el consumo energético doméstico y la necesidad de aire acondicionado o calefacción. Por ello, la utilización de elementos de construcción adecuados puede hacer que una vivienda sea más o menos ecológica.

Según el lugar donde se construya la vivienda, la orientación, las ventanas e incluso la colocación de plantas en lugares determinados, pueden dar lugar a un mayor aprovechamiento del sol, del agua y del aire.

Consejos prácticos para una vivienda sostenible:

  • Moderar el uso de la calefacción/aire acondicionado.
  • Exigir unas viviendas que contemplen criterios ambientales en su construcción (buenos materiales de construcción aislantes y una adecuada orientación de la vivienda al sur).
  • Instalar energía solar. Ahorra y ayuda al medio ambiente.

Reciclaje y Consumo

Muchas ciudades sufren un exceso de residuos urbanos.

AL-ANDALUS recomienda:

  • Evitar abusar de los embalajes y los productos envasados.
  • Consumir lo necesario y reciclar todo lo posible.
  • Exigir contenedores de plástico y envases, vidrio y papel cerca de tu domicilio, y hacer uso de ellos separando la basura en casa para cada uno de los contenedores.

 El Urbanismo y la Ordenación del Territorio

Para un urbanismo responsable, más solidario y sostenible, es fundamental definir un proyecto que atienda a las nuevas demandas y transformaciones de la sociedad y al mismo tiempo,  compatibilice el desarrollo económico y la preservación de los recursos.

Debemos exigir a nuestros gobernantes una  Ordenación Territorial que incorpore estrategias eficaces en relación con la gestión de los recursos naturales y el paisaje, a fin de favorecer un desarrollo sostenible. Para ello es necesario:

  • Reforzar el control de la contaminación y los trabajos de descontaminación en las ciudades.
  • Llevar a cabo una gestión sostenible de la energía en las ciudades.
  • Atender, valorar y conservar el patrimonio cultural y natural, reequilibrando los entornos naturales, rurales y urbanizados.