fbpx

Este alimento tiene una gran cantidad de ventajas para el organismo, incluyéndose entre los que se denominan “superalimentos”.

 

Su consumo debe ser moderado, al tratarse de un producto que tiene un alto contenido en azúcar y una buena cantidad de grasa, que provocan caries y obesidad. Sin embargo, determinadas variedades consumidas moderadamente se consideran saludables. Hablamos de aquellos elaborados sin leche que tienen a partir de un 70% de cacao y poco azúcar. 

Entre los beneficios que su ingesta tiene para la salud, se pueden enumerar los siguientes:

- Es beneficioso para el corazón: disminuye el riesgo de sufrir fibrilación auricular y arritmia, según un estudio realizado por la Universidad de Harvard.

- Alivia el estrés y mejora el humor: genera un aumento de la dopamina, conocida como la “hormona de la felicidad”, ayudando a conseguir un bienestar emocional.

 - Contiene antioxidantes y ácidos grasos mono insaturados que protegen nuestras células del daño causado por los radicales libres –responsables del envejecimiento y de muchas enfermedades-.

- Disminuye el riesgo de accidente cerebrovascular.

- Mejora el flujo de sangre que llega a las retinas y como consecuencia mejorará la visión.

-Favorece la conservación de la memoria. Algunos estudios relacionan la ingesta de chocolate negro con un menor riesgo de padecer pérdidas de memoria en personas mayores y con una mejora en el rendimiento cognitivo.

-El chocolate contiene multitud de nutrientes como el manganeso, cobre, hierro, fibra. Además, grasas monoinsaturadas y saturadas y propiedades estimulantes gracias a su aporte de cafeína y teobromina.

-Debido a su elevado aporte calórico, el chocolate proporciona una gran cantidad de energía al organismo.

- Por su parte el cacao desgrasado destaca por su alto contenido en fibra (35%) que ayuda a mantener la regularidad intestinal y tiene un efecto saciante para controlar el peso.

Conozcamos los distintos tipos de chocolates:

* Chocolate negro: Debería tener como mínimo un 60% de cacao, aunque tiene mejores propiedades  a partir de porcentajes superiores al 70% de cacao. A medida que este porcentaje aumente, mejor será la calidad del chocolate.

* Chocolate con leche: la adición de leche al chocolate disminuye la concentración de sus principios y lo vuelve menos antioxidante. Para elegir un buen chocolate debemos buscar entre sus ingredientes los que aporten más cacao que azúcar o leche.

* Chocolate con frutos secos y/o cereales: Contiene almendras, nueces, avellanas u otros frutos secos. Suele ser más energético y aporta más magnesio y fibra que el chocolate solo.

* Chocolate blanco: este es el menos saludable y natural al ser una mezcla grasa elaborada con azúcar, leche y manteca de cacao. Suele decirse que este producto no es realmente chocolate.

Para beneficiarnos de las propiedades del chocolate debemos recordar que debe tener un alto contenido en cacao, superior al 70%, que no tenga azúcares añadidos y evitar combinarlo con otros alimentos grasos o azucarados. Además debemos realizar actividad física de manera habitual.

Chocolate solidario

Consumir chocolate puede ser también una buena forma de contribuir a mejorar la vida de muchas personas, para ello puedes optar por chocolates procedentes del comercio justo. Se identifican por la presencia en el envase de un distintivo que lo acredita.

La comercialización de chocolate bajo el sistema de comercio justo es una de las más extendidas. El comercio justo favorece la economía de comunidades subdesarrolladas, garantiza unas condiciones de trabajo dignas, erradica el trabajo infantil y la sostenibilidad de los procesos de producción, entre otras ventajas.