fbpx

 Con el propósito de mejorar la información de las personas consumidoras, AL-ANDALUS explica en qué consiste la trazabilidad alimentaria

 

Según los dictámenes de la Unión Europea, la trazabilidad alimentaria se define como “la posibilidad de encontrar y seguir el rastro, a través de todas las etapas de producción, trasformación y distribución de un alimento, un pienso, un animal destinado a producción de alimentos o piensos o con probabilidad de serlos”.

La trazabilidad alimentaria consiste por tanto en identificar o documentar todo el proceso que ha seguido la producción de alimentos en las distintas etapas, quedando de esta forma, reflejado, demostrado y contrastado, garantizando así su control. Es decir, el compendio de actuaciones, medidas y procedimientos que permiten identificar y registrar cada alimento, pienso o animal destinado a la producción de alimentos, tanto en el sector primario, como durante su transformación y la etapa de comercialización. Haciendo un símil, bien podría tratarse del Documento Nacional de Identidad del producto.

Asimismo, ante un posible riesgo de salud, y si se realiza una buena trazabilidad, se podría llegar al origen del mismo e identificar el eslabón de la cadena o los lugares concretos donde se generara. Y es que esta es una de las finalidades de la trazabilidad, proporcionar una información imprescindible necesaria en caso de surjan problemas para localizar, inmovilizar y retirar el producto dañino con la mayor rapidez, precisión y eficacia.

En este sentido, serán los distintos operadores los que impongan su propio modelo de trazabilidad, así como la forma de identificar, recoger y almacenar los productos,  siempre y cuando cumplan con el objetivo final. Así pues, cada empresa deberá tener en cuenta aspectos como las materias primas del producto, su procedencia y su destino, los controles de los que     ha sido objeto y sus posteriores resultados entre otras cuestiones.

De este modo, el sistema de trazabilidad que se implanta en cada empresa va a ir desde un eslabón anterior hasta otro posterior, para ayudar así a la correcta identificación en toda la cadena alimentaria. Por ello, se puede necesitar de:

-trazabilidad anterior: referente a los productos que entran en la empresa y proveedores de los mismos.

-trazabilidad interna: circunstancias por las que el producto pasa en el interior de la empresa, independientemente si se producen nuevos o no.

-trazabilidad hacia delante: relativa a los productos preparados para la expedición y del cliente inmediato al que se le entrega,

En definitiva, con la trazabilidad alimentaria se pretende saber todos los pasos por los que ha pasado el producto desde su concepción inicial hasta la compra final para el consumo. De esta forma, y ante cualquier imprevisto o peligro para la salud humana, las autoridades y organismos de control pueden tener inmediatamente controlado el foco de dicho problema sanitario.