fbpx

Las legumbres por sus propiedades nutricionales se pueden considerar un superalimento, que está disponible todo el año y además es muy económico

 

Con motivo de la celebración el 10 de febrero del Día de las Legumbres, Consumidores AL-ANDALUS ha considerado oportuno destacar la importancia de este grupo de alimentos, básicos en la Dieta Mediterránea y que está perdiendo protagonismo en nuestras comidas.

¿Qué son las legumbres?

Las legumbres son las semillas secas de las plantas leguminosas. Existen muchas variedades diferentes en todo el mundo. Las más habituales en nuestro país son: las alubias, los garbanzos y las lentejas.

En los últimos tiempos se está popularizando la presencia en nuestros platos de la soja, como base de otros productos como el tofu, la salsa de soja o las bebidas vegetales.

El cacahuete y el altramuz también son legumbres,  normalmente se consumen como aperitivo, fritos o encurtidos, por lo que se consideran a efectos prácticos como un fruto seco. La algarroba también es una legumbre, aunque hoy en día solo se emplea para elaborar harina.

¿Qué aportan las legumbres a nuestra nutrición?

Proporcionan proteínas de origen vegetal de gran calidad, son una fuente de hierro, ricas en fibra y potasio, además son bajas en grasas y sodio.

Se recomienda su consumo en el embarazo por ser una fuente excelente de folato para prevenir  anomalías en el feto.

Al no contener gluten de manera natural, son una buena alternativa para las personas celíacas.

Las legumbres son alimentos de índice glucémico bajo. Ayudan a estabilizar el azúcar en sangre y los niveles de insulina, convirtiéndose en alimentos adecuados para las personas con diabetes e ideales para controlar el peso.

Más que cocidos

Aunque en nuestra cultura tradicionalmente las tomamos guisadas, es importante saber que existen infinidad de recetas que se pueden probar, desde ensaladas, hamburguesas vegetarianas, humus de garbanzos, como guarniciones, en lasaña, patés, cremas, en salsas, lo que facilita su consumo en todas las épocas del año y permite variar su forma de presentación.

Las legumbres benefician al medio ambiente

Las legumbres tienen la capacidad de fijar el nitrógeno atmosférico en los suelos, lo que mejora la fertilidad del suelo, y por tanto, aumenta la productividad de las tierras de cultivo. Intercalándolas con otros cultivos promueven la diversidad agrícola y del suelo. Así contribuyen también a paliar el cambio climático, pues reducen en consumo de los fertilizantes sintéticos, en cuya producción se producen gases de efecto invernadero y su uso excesivo puede ser perjudicial para el medio ambiente.