La proliferación de equipos electrónicos (ordenadores, consolas, teléfonos, cámaras, impresoras, etc.) están provocando toda una serie de problemas medioambientales, entre los que destacan: el consumo de energía eléctrica, que precisan para su funcionamiento e incluso cuando están en “stand by” o en hibernación, y la gestión de sus residuos cuando concluye su vida útil, ya que contienen sustancias nocivas como el mercurio y el cadmio, entre otras.

 

Ante estas circunstancias y teniendo en cuenta el atractivo que suponen las ofertas que se presentan en estos días, la Federación de Consumidores AL-ANDALUS hace un llamamiento a la responsabilidad a la hora de adquirir estos productos, durante su uso y en el momento de su desecho.

En general, en cuanto a la adquisición de estos aparatos debemos saber que:

  • Hay que comprar aparatos que presenten un consumo eficiente de energía y que dispongan de funciones de gestión de la misma.
  • Es importante elegir dispositivos de larga duración y que tengan una garantía superior a los dos años prescritos legalmente.
  • Los equipos que se pueden reparar fácilmente son más favorables para el medio ambiente, por lo tanto, hay que consultar al fabricante cuánto tiempo después de la suspensión de la producción seguirá teniendo piezas de repuesto (este tiempo ha de ser superior a los 5 años).
  • Antes de comprar un ordenador nuevo hay que verificar si es posible actualizar los componentes del viejo, por ejemplo el Disco Duro, la memoria, etc.
  • En la medida de lo posible, hay que comprar cartuchos de tóner o cartuchos de tinta reciclables (los sistemas rellenables también son convenientes).

Sobre su utilización, deberíamos tener siempre presente que:

  • Los aparatos deben encenderse sólo cuando realmente se necesitan.
  • Una vez hayamos terminado de utilizar el equipo, debemos desconectarlo totalmente de la corriente.
  • Es fundamental activar las funciones de gestión de energía existentes en el aparato de acuerdo con nuestras necesidades.
  • Si es posible, las impresiones las haremos a doble cara, así ahorraremos papel.
  • No es nada conveniente tirar a la basura los cartuchos de tinta y tóner usados, pues son altamente contaminantes. Lo ideal es entregárselos al distribuidor, para que él se encargue de su reciclado.

Las pilas y baterías usadas debemos depositarlas en los contenedores específicos de recogida para que se proceda a una correcta eliminación. Siempre que sea posible es recomendable adquirir pilas recargables.