Las pajitas de plástico son un elemento cotidiano al que  apenas prestamos atención: acompañan a los bricks pequeños de zumos y batidos, nos las ofrecen en los restaurantes de comida rápida,  son un elemento habitual en los cócteles, etc., y sin embargo su consumo excesivo y su mala gestión como residuo las ha convertido en un problema medioambiental que amenaza la pervivencia de ecosistemas y afecta a cientos de animales.

 

Ante esta situación, la Federación de Consumidores AL-ANDALUS, dentro de la campaña que está desarrollando para informar y concienciar sobre el problema que supone el consumo excesivo de plásticos de un solo uso, ha querido llamar la atención sobre las pajitas y el daño que causan. Para ello ha editado un vídeo en el que expone por qué no deben usarse las pajitas y plantea alternativas más sostenibles. Esta iniciativa se enmarca dentro de la campaña para promocionar el Consumo Responsable y Solidario, que esta entidad está realizando con el apoyo de la Junta de Andalucía.  

 

¿Por qué no debo usar las pajitas?

  • En España se consumen 5.000 millones de pajitas de plástico al año, lo que equivale a unas 100 por cada persona en nuestro país.
  • Cada pajita se usa durante unos 10 minutos.
  • La mayoría de las veces son innecesarias. Piensa: En casa, no sueles utilizarlas ¿verdad?
  • Para hacerlas y transportarlas se consumen grandes cantidades de energía y se genera CO2, principal causante del cambio climático.
  • Cuando dejan de sernos útiles, si no se gestionan bien como residuo, pasan a formar parte de los millones de toneladas de basura plástica que las personas dejamos en nuestro planeta cada año.
  • Las pajitas y los vasos de plástico, junto con las bolsas, son los objetos que más se encuentran abandonados en nuestras playas.
  • Una pajita tardará en descomponerse más de 100 años y cuando lo haga al estar hecha de plástico se convertirá en tóxicos que contaminan los suelos y el agua.
  • Las pajitas perjudican al medio ambiente y sobre todo a la fauna marina: peces, tortugas, mamíferos marinos y aves, que las confunden con comida y al ingerirlas les provocan graves daños en el aparato digestivo. También les afectan a las vías respiratorias.

¿Qué podemos hacer las personas consumidoras?

  • Evitar las pajitas de plástico de un solo uso.
  • Rechazarlas cuando nos las ofrezcan en restaurantes o bares.
  • No comprar bebidas que necesiten pajita para beber
  • Si necesitamos usar pajitas, busquemos alternativas más sostenibles. Existen pajitas reutilizables de bambú o vidrio. También hay pajitas comestibles o biodegradables de papel.
  • Si no tenemos más remedio que usar las de plástico, debemos reutilizarlas tantas veces como sea posible y después depositarlas en el contenedor amarillo para favorecer su reciclado.

Otras cuestiones que debes tener en cuenta para reducir los plásticos

  1. Evita las cosas de plástico de un solo uso.
  2. Lleva tu propia bolsa para la compra.
  3. Di no a al exceso de envases.
  4. Elige productos envasados en materiales más sostenibles o compra a granel
  5. Reutiliza los envases de plástico para guardar otras cosas
  6. Deposita los residuos de plástico en el contenedor correspondiente.
  7. Aprovecha tus paseos por el campo o la playa para limpiarlos de plásticos.

Audiovisual pajitas: https://www.youtube.com/watch?v=C8CTd0xLLvs