La entrada del otoño hace que muchas personas observen con alarma cómo con cada cepillado o peinado pierden más pelo del habitual, sin embargo deben saber que es algo normal y que se debe, sobre todo al cambio de clima. 

 

La conservación y el cuidado del cabello es una cuestión que preocupa a muchas personas, que invierten importantes cantidades de dinero en productos específicos. Esta situación se acentúa cuando se padece una excesiva pérdida de pelo o una incipiente calvicie, lo que provoca que se pruebe cualquier tipo de champú, loción o pastilla que “prometa” que nos ayudará a frenar esa situación.

La proliferación de las nuevas técnicas de cirugía capilar, con unos resultados cada vez más naturales, está haciendo que bastantes personas que padecen situaciones críticas de caída de cabello se decidan a hacerse injertos, implantes, microimplantes o microinjertos.

Si estamos pensando en someternos algún tratamiento capilar, la Federación de Consumidores AL-ANDALUS nos ofrece algunas recomendaciones a tener en cuenta:

Sobre los productos para evitar la caída del cabello

La mayoría de los productos que se comercializan para reducir la caída del cabello o mejorar su crecimiento, no tienen efectos científicos demostrados, e incluso los que se basan en elementos cien por cien naturales, pueden tener efectos secundarios sobre la salud de las personas.

Muchos de ellos se componen de mezclas de minerales y aminoácidos que ya están presentes en una dieta variada.

Estos productos a los que se les atribuyen efectos milagrosos, vienen acompañados de mensajes publicitarios que inciden en las personas que están padeciendo un problema al que desean poner solución. Se trata, por supuesto de publicidad engañosa, por cuanto que la utilización del producto no reporta los beneficios anunciados.  En estos anuncios se presentan imágenes del antes y el después, que no se ajustan a la realidad, aparecen pretendidos sanitarios que lo avalan, testimonios de personas que aseguran que les ha servido, etc.

Si nos planteamos el uso de productos que contienen biotina

La biotina es una vitamina imprescindible para nuestro organismo, que también acelera el crecimiento del cabello. Si queremos cuidar nuestro cabello con biotina debemos ingerirla, no aplicarla por vía tópica sobre el cuero cabelludo donde no causa ningún efecto, ya que permanece muy poco tiempo en él y no entra por los poros.

La biotina está presente en alimentos como la leche, huevos, carne, nueces y cereales, así que con llevar una dieta normal ya tenemos la cantidad que necesitamos.

Si padecemos una anormal caída del cabello

La pérdida de pelo se debe mayoritariamente a factores hormonales y genéticos. Sin embargo, el estrés y la alimentación pueden influir y acentuar la caída del cabello.

Por ello, si estamos en una situación de pérdida excesiva de cabello debemos acudir al médico para que nos ayude a averiguar la causa y nos indique la manera de proceder. En ningún caso debemos iniciar tratamientos por nuestra cuenta que nos pueden hacer perder grandes cantidades de dinero y tiempo en poner una solución adecuada al problema, e incluso pueden llegar a provocarnos efectos adversos.

Si hemos adquirido un producto que no funciona

Debemos denunciar este producto ante la Delegación de la Consejería de Salud de nuestra provincia. Ayudaremos a otras personas a no hacer un gasto inútil y perder tiempo en tratar de manera adecuada su problema.

Si nos decidimos a realizarnos una cirugía capilar

Debemos dirigirnos a centros médicos especializados. Es recomendable, antes de tomar una decisión definitiva, visitar varios centros en los que debemos interesarnos por lo siguiente:

  • Comprobar que disponen de equipo médico especializado, incluyendo cirujano y anestesista.
  • Que cuentan con material técnico y quirúrgico específico para este procedimiento.
  • Solicitar un presupuesto en el que se nos indique la cantidad de unidades foliculares y de cabellos correspondientes –que deberían ser de 1 a 3 para aumentar la cantidad de implantes- y el precio total del tratamiento.
  • Visionar fotografías de pacientes con la cara descubierta para observar el antes y el después de la misma persona.
  • Que el contrato que vaya a firmarse contenga una garantía mínima sobre la cantidad de pelo trasplantado que crecerá.
  • Debemos desconfiar de aquellos que nos recomienden la realización de un tratamiento capilar anterior o posterior a la operación, pues según los especialistas no son necesarios y lo único que promueven es la venta de productos.

Es recomendable conservar todos los elementos informativos que se nos proporcionen (publicidad, folletos, dosieres…) pues su contenido tiene carácter obligatorio, aunque no se recoja en el contrato.

Finalmente, recordarles que en la Federación AL-ANDALUS estamos a disposición de las personas consumidoras que lo necesiten para atender sus consultas y ayudarles con sus reclamaciones a través de nuestro servicio de Asesoramiento, con el que pueden contactar por medio del teléfono 954 56 41 02, del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y en la página web www.fed-alandalus.es