• Desde el 1 de julio se cobra por las bolsas de plástico en toda España entre 5 y 15 céntimos, para reducir su consumo.
  • Las bolsas de plástico de un solo uso se prohibirán totalmente en nuestro país en 2021, salvo que sean compostables.
  • El consumo desorbitado de bolsas de plástico genera un impacto medioambiental a nivel mundial, por ello que muchos países están tomando medidas al respecto.

 

Desde primeros de julio las bolsas de plástico están sometidas a un impuesto en toda España, cuyo importe varía en función de su peso, entre los 5 y los 15 céntimos de euro. Esta medida, aplicada en virtud de un decreto aprobado por el gobierno el 18 mayo, tiene como objetivo reducir el consumo de este tipo de contenedores de un solo uso, hasta su prohibición total en 2021. 

La norma establece que se cobrarán todas las bolsas, excepto las muy ligeras, que se utilizan habitualmente para el transporte de alimentos frescos o a granel, como frutas, carne o pescado -por razones de higiene, para evitar el sobreenvasado y el desperdicio alimentario- y las gruesas recicladas -que contengan al menos un 70% de material reciclado-.

¿Cómo se aplicará el impuesto?

Los establecimientos tendrán la obligación de cobrar por las bolsas en función de su peso de la siguiente manera:

  • Para las bolsas de espesor inferior a 15 micras el importe será de 5 céntimos de euro.
  • Por las bolsas de entre 15 y 49 micras se abonará 15 céntimos de euro por bolsa.
  • Para las de 50 o más micras, el precio será también de 15 céntimos de euro por unidad.
  • Por las bolsas con un espesor igual o superior a las 50 micras, con contenido igual o superior a un 50% de plástico reciclado pero inferior al 70%, el precio será de 10 céntimos de euro.

Debemos saber que además del importe del impuesto, los establecimientos son libres de cobrar un precio comercial por las bolsas. Las personas consumidoras deben ser  informadas sobre esta circunstancia con anterioridad y estos conceptos deberán  reflejarse en el tique de compra o factura.

¿Por qué debemos dejar de usar bolsas de plástico?

  • Básicamente porque es un envase muy dañino desde el punto de vista ambiental, por su baja reutilización y porque se dispersan como basura fácilmente debido a su reducido peso.
  • Cada español utiliza anualmente unas 150 bolsas de plástico, lo que supone miles de toneladas de residuos, de los que se recicla entorno al 10%.
  • La producción de estos contenedores precisa de agua, energía y petróleo. De esta forma, se puede decir que contaminan durante su fabricación, pues se consume gran cantidad de recursos y se emite toneladas de CO2, principal causante del cambio climático. Además, esta contaminación no se compensa con su utilidad, puesto que las bolsas tienen de media una vida útil de 15 minutos.
  • Las bolsas tardan en degradarse entre 100 y 400 años. Al descomponerse, siendo su principal materia prima el petróleo, se convierten en tóxicos que contaminan suelos y acuíferos.
  • Las bolsas matan a miles de animales que las confunden con alimentos y mueren tras su ingesta asfixiados o atrapados en ellas.

Andalucía un paso por delante

Por su parte, el gobierno andaluz desde el 1 de mayo de 2011 empezó a atajar el problema gravando con una tasa disuasoria el consumo de las bolsas, destinándose la recaudación a la protección del medio ambiente. Durante ese año se pagaban por cada bolsa de plástico no reutilizable o biodegradable 0,05 euros, en concepto de impuesto. A partir de 2012 la tasa se incrementó a 0,10 euros.