¿Equipaje retrasado o perdido? ¿Maletas rotas? Son algunos de los problemas que nos podemos encontrar cuando viajamos en avión. Consumidores AL-ANDALUS te asesora sobre cómo actuar.

El transporte aéreo es uno de los más usado en época estival, y por este motivo, aumentan los problemas, relacionados con el equipaje. Por este motivo, desde Consumidores AL-ANDALUS te damos las claves, te informamos y asesoramos sobre todo lo relativo al equipaje en el transporte aéreo.

Primeramente, cuando hablamos de equipaje se debe distinguir entre aquél que viaja en la bodega del avión, llamado equipaje facturado, y el equipaje que el pasajero porta consigo en la cabina que es el equipaje de mano.

Equipaje facturado

La facturación del equipaje debe hacerse en el mostrador asignado a la compañía aérea al efecto, donde se entregará a cada pasajero la tarjeta de embarque y el talón de equipaje.

La compañía aérea está obligada a transportar el equipaje del pasajero aunque puede limitar el número de bultos o el peso máximo de dicho equipaje, y puede optar por cobrar una cantidad que deberá fijarse en el contrato de transporte. Nuestra recomendación es que consultemos previamente con la compañía aérea antes de emprender el viaje.

Siempre que las condiciones del viaje lo permitan, la persona pasajera podrá facturar más peso del permitido pagando la cantidad que esté establecida en concepto de exceso de equipaje.

Se recomienda que no se incluya en el equipaje facturado artículos perecederos, frágiles, objetos de valor (dinero, joyas, artículos electrónicos, etc.) medicinas, documentos, llaves, etc. ya que las compañías no suelen aceptar responsabilidad alguna respecto al contenido de las maletas.

Equipaje de mano

Para saber qué se puede llevar como equipaje de mano,  es importante que se consulte con la compañía aérea antes de emprender el viaje. El mismo debe de cumplir unas dimensiones específicas impuestas por cada compañía aérea y se puede subir al avión sin necesidad de facturar.

En caso de incidencia, ¿dónde reclamar por pérdida, demora o daño?

Cuando notes cualquier irregularidad en el equipaje (pérdida, daño o retraso) debes comunicarlo inmediatamente, antes de abandonar el aeropuerto, incluso, en los mostradores de la compañía aérea (o si ésta no tuviera presencia en el aeropuerto a su agente handling o representante) en el propio aeropuerto.

Cuando comuniques la incidencia en el aeropuerto, la compañía aérea o su agente de handling emitirán un parte de irregularidad de equipaje (PIR) y te entregarán una copia que debes de guardar siempre.

Además, deberás presentar una reclamación formal por escrito a la que deberás adjuntar copia del PIR, de acuerdo con los plazos establecidos en el Convenio de Montreal:

  • Daños en el equipaje: tiene 7 días desde la recepción del equipaje.
  • Retraso del equipaje: hasta 21 días desde la fecha en que deberías haber recibido el equipaje.
  • Pérdida del equipaje: No hay límite establecido en el Convenio, pero se recomienda realizar la reclamación lo antes posible, una vez transcurridos los 21 días durante los cuales la maleta ha estado “retrasada”, o después de que la compañía aérea haya confirmado que el equipaje está perdido.

¡¡IMPORTANTE!! El recibir el equipaje sin protestar por  parte de la persona pasajera constituirá presunción, salvo prueba en contrario, de que ha sido entregado en buen estado y de conformidad con el documento de transporte.

Recuerda que…

En la Federación AL-ANDALUS estamos a disposición de las personas consumidoras que lo necesiten para atender sus consultas y ayudarles con sus reclamaciones a través de nuestro servicio de Asesoramiento, con el que pueden contactar por medio del teléfono 954 56 41 02, del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y en la página web www.fed-alandalus.es

 

Acción enmarcada dentro de la Campaña de Comunicación: ¡ACTÚA! La INFORMACIÓN tu mayor DEFENSA, subvencionada por la Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.