Agosto es el mes del año en el que se producen tradicionalmente más accidentes domésticos según el Programa de Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio (D.A.D.O.)

 

El verano es una de las épocas preferidas por muchas personas para realizar trabajos en las viviendas debido, precisamente, al mayor tiempo libre del que se suele disponer; sin embargo, si no se toman las debidas precauciones, estos pueden acabar poniendo en riesgo nuestra salud o integridad física.

Caídas, golpes, quemaduras, descargas eléctricas o inhalaciones nocivas, son sólo algunos de los peligros que podemos encontrar en nuestro propio hogar si no actuamos con cuidado. Y, es que, la mayoría de las veces, los accidentes domésticos no ocurren por azar y son fácilmente evitables.

Estar informado de los posibles riesgos, mantener una actitud responsable y tomar ciertas cautelas básicas, contribuyen a aumentar nuestra seguridad y la de toda la familia.

Según se desprende de los datos relativos a los accidentes domésticos y tiempo libre, que cada año publica el Instituto Nacional del Consumo, a través del Programa D.A.D.O. (Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio), de cada 100 personas, 4 sufren al año alguna lesión de las incluidas en esos grupos, lo que da una cifra de más de 1 millón y medio de percances en toda España. De ellos, unos 3.000 son personas menores de un año, en torno a una media de 60.000 tienen edades comprendidas entre uno y cuatro años y más de 175.000 están entre los cinco y los catorce años.

Por otra parte, de todos los meses del año, agosto en el que se producen tradicionalmente un mayor número de accidentes (11’9%), por lo que AL-ANDALUS ha considerado oportuno poner en marcha, precisamente en este mes, una campaña informativa con recomendaciones para intentar que, al menos en el hogar, no corramos ningún peligro siguiendo algunas sencillas pautas.

Veamos cómo se puede evitar que los más pequeños sufran algún tipo de accidente, teniendo en cuenta, además, que en estos momentos, pasan mayor tiempo en las casas debido a las vacaciones.

Recomendaciones

  • Hay que tener especial cuidado con las aristas de los muebles bajos, así como con determinados adornos, ya que pueden ser un peligro para el niño.
  • Vigile que los juguetes no sean demasiado pequeños o tengan elementos que puedan desprenderse, podría atragantarse.
  • Todos los enchufes de la vivienda deben estar bien protegidos, mejor si son con toma de tierra para prevenir calambres. Además, también es conveniente tener instalado un interruptor diferencial que corte la corriente ante una subida de la misma.
  • Atención a los electrodomésticos de pequeñas dimensiones. Deben desenchufarse cuando no se estén utilizando y, por supuesto, no deben dejarse al alcance de los niños y las niñas.
  • La cocina es el lugar de la casa en el que se produce el mayor número de accidentes (11’9%) y sobra decir que los menores nunca deben quedarse solos en ella. Además, es conveniente mantenerlos apartados, aunque haya una persona adulta, sobre todo mientras se esté cocinando o manipulando líquidos calientes.
  • También en referencia a la cocina, no hay que olvidar colocar las sartenes u otros utensilios con los mangos mirando hacia dentro; los niños pueden escaparse en un descuido y tirárselos encima.
  • Los productos de limpieza y los medicamentos siempre deben estar situados en lugares a los que no tengan acceso los más pequeños, como puede ser la parte alta de los armarios. Si se guardan en cajones, lo mejor es ponerles un seguro o cierre especial para que no puedan abrirlos. Tampoco es recomendable cambiarlos de recipiente porque puede dar lugar a confusiones.
  • No deje ningún tipo de bebida alcohólica al alcance de los niños y las niñas.
  • Nunca deje solo a las personas pequeñas en el baño o al cuidado de otra persona menor.
  • Tampoco debe permitir que hermanos o hermanas mayores que aún no tengan la capacidad suficiente, tomen en brazos a los bebés porque lo más probable, es que terminen cayéndose los dos.

Acción enmarcada dentro de la Campaña de Comunicación: ¡ACTÚA! La INFORMACIÓN tu mayor DEFENSA, subvencionada por la Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.