fbpx

El mes de septiembre está asociado de forma irremediable, sobre todo para las familias con niños y niñas en edad escolar, con el inicio del curso. Entre otros elementos relativos a esta incorporación a la rutina se encuentra la necesidad o decisión de muchas familias de utilizar el servicio de comedor, lo que lleva aparejado algunas dudas por parte de las madres y padres, como por ejemplo la calidad y cantidad de las raciones que recibe el alumnado.

 

En este sentido, la Federación Andaluza de Consumidores AL-ANDALUS, dentro de la dentro de la campaña para la promoción de un consumo responsable, sostenible y de calidad, que desarrolla con el apoyo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, recuerda que en los centros públicos andaluces:

  • Los menús del servicio de comedor escolar son supervisados con el fin de que cumplan unas estrictas condiciones de dietas saludables y equilibradas.
  • Se estableció hace tiempo que los comedores cuentan el empleo exclusivo de aceites de oliva, eliminación de fritos y abundantes frutas y verduras y se potencia el consumo de productos de elaboración ecológica y calidad certificada.
  • Se proporciona a los Centros orientaciones dietéticas adecuadas, para que la organización de los menús responda a este tipo de alimentación.
  • la comida será la misma para todo el alumnado que haga uso del servicio, aunque se ofrecerán menús alternativos a aquellos niños del centro que por problemas de salud, intolerancia a algunos alimentos, creencias religiosas u otras circunstancias debidamente justificadas requieran un menú especial.
  • Los padres y madres recibirán información puntual de los menús que se les proporciona a sus hijas e hijos

En cualquier caso, si las personas tutoras de los niños y niñas tiene alguna disconformidad respecto al servicio de comedor y a los alimentos que allí se proporcionan deben dirigirse al centro y presentar una queja, con el fin de que el posible problema se corrija. No olvidemos que la alimentación es parte fundamental en el proceso de crecimiento y desarrollo de los niños y por ello debe ser quilibrada y variada.