La información nutricional que aparece en la etiqueta de los alimentos, nos trasmite el aporte de nutrientes que supondrá el consumo de ese producto, por lo tanto es una información muy valiosa que no debe ser pasada por alto y sobre la que debemos intentar bien informados. A través de ella, los productores indican el valor energético (calorías) y los nutrientes (proteínas, hidratos de carbono, grasas, fibra, sodio, vitaminas y sales minerales) que contiene una determinada cantidad de ese alimento.  No debe confundirse la información nutricional con la lista de ingredientes.

Para aclarar estos conceptos y ayudarnos a llevar una alimentación equilibrada y saludable, la Federación de Consumidores AL-ANDALUS, continuando con su campaña formativa sobre Consumo Responsable y Consciente de los alimentos que ha denominado ¿Sabes lo que comes?, que se inscribe dentro de la campaña general para la promoción de un Consumo Responsable y Sostenible que está desarrollando con el apoyo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, explica cómo debe leerse la información nutricional de las etiquetas:

Las tablas de información nutricional

  1. Comienza comprobando cómo se da la información, si por 100 gr o por ración. Es recomendable buscar la tabla por 100 gr o 100 ml, si son bebidas, que normalmente aparece en un lateral del envase y no en la cara principal.
  2. Comprueba las calorías, el apartado “Valor energético”. Servirá para calcular cuántas calorías aporta el consumo de ese alimento y para comparar con otros productos.
  3. Vigila la cantidad de nutrientes que debes limitar. Tomar en exceso grasa, grasa saturada, ácidos grasos trans, sodio o sal, o azúcar puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades crónicas, como enfermedades cardiacas, algunos cánceres, la presión arterial alta y la diabetes.Busca estos componentes en la tabla nutricional para no pasarte y elegir los productos más saludables.
  4. Comprueba que los productos que vas a consumir no contribuyen a superar las cantidades diarias recomendadas de nutrientes.
  5. Observa que el producto te aporta la cantidad suficiente de nutrientes y sustancias esenciales como: vitaminas, calcio, hierro y fibra. Una dieta variada aporta por sí misma las cantidades suficientes de los nutrientes esenciales, por lo que los productos enriquecidos, por lo general, no son necesarios.

La información nutricional por ración

En la cara principal de los envases suelen aparecer unos gráficos con información nutricional “por ración”. No siempre son fiables.

  • Revisa el tamaño de las raciones o porciones y compáralo con lo que realmente se comerá.
  • En ocasiones se presentan datos engañosos, pues se indican porcentajes de azúcar o sal para una ración más pequeña de la que realmente se come de ese producto. También porque las recomendaciones que suelen aparecer son para un varón adulto y puede haber mucha diferencia si el consumidor es un menor.