fbpx

En el Día Mundial del Turismo, AL-ANDALUS propone una alternativa los viajes convencionales para contribuís a la sostenibilidad del planeta.

 

El número de viajes por ocio y vacaciones ha crecido en las últimas décadas de manera exponencial, lo que genera una gran actividad comercial y es fuente de riqueza para muchas comunidades. Sin embargo, la explotación turística de muchos ecosistemas, el aumento de los desplazamientos en medios de transportes contaminantes, el crecimiento de los residuos y otras circunstancias adversas debe obligarnos a plantearnos el futuro del turismo en clave sostenible.

En este sentido ya existe una importante corriente a favor de un turismo más respetuoso con el medio ambiente y con las comunidades receptoras, cuyos preceptos podríamos considerar a la hora de planificar nuestras próximas vacaciones.

Conozcamos el llamado  turismo sostenible

El turismo sostenible o turismo sustentable es una forma de turismo que sigue los principios de sostenibilidad.

El turismo sostenible es una industria comprometida a hacer un bajo impacto sobre el medio ambiente y cultura local, al tiempo que contribuye a generar ingresos y empleo para la población local.

El turismo solidario se entiende como una forma de viajar que se basa en el respeto de los viajeros hacia las personas y lugares que se visitan mediante un acercamiento más profundo a la realidad del país y un intercambio cultural positivo entre ambas partes. Además de contribuir al desarrollo económico de la zona con el alojamiento en lugares gestionados por la comunidad, consumiendo productos de comercio justo y visitando y colaborando en proyectos solidarios que allí se lleven a cabo. En definitiva una manera de viajar que tenga un impacto positivo tanto en las comunidades que visitan como en el propio viajero.

Causas que promueven el turismo sostenible

  • Un incremento en la concientización sobre los temas ambientales.
  • El mercado turístico comienza a darse cuenta del impacto que se ocasiona con las actividades turísticas.
  • Los visitantes exigen mayores estándares de calidad de los productos y servicios que reciben, lo que ocasiona una mayor competitividad entre los ofertantes para cumplir con estos estándares.
  • Los grupos ambientalistas ejercen presión sobre la opinión pública en relación a los efectos de las actividades turísticas sobre el medio ambiente.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), los principios que definen el turismo sostenible son:

  • Los recursos naturales y culturales se conservan para su uso continuado en el futuro, al tiempo que reportan beneficios;
  • El desarrollo turístico se planifica y gestiona de forma que no cause serios problemas ambientales o socioculturales;
  • La calidad ambiental se mantiene y mejora;
  • Se procura mantener un elevado nivel de satisfacción de los visitantes y el destino retiene su prestigio y potencial comercial; y
  • Los beneficios del turismo se reparten ampliamente entre toda la sociedad.

Estas características hacen que el turismo sostenible sea una herramienta estratégica en el desarrollo económico local y nacional. Por un lado, el turismo supone una gran oportunidad en algunas zonas urbanas y rurales, en las que no existen otras alternativas de actividad económica. A su vez, como parte del sector servicios, ofrece más oportunidades para el surgimiento de empresas locales. Y a pesar de ser un sector que requiere de fuertes inversiones en infraestructura y equipamientos, también utiliza mano de obra de forma intensiva por lo que ofrece numerosas oportunidades de trabajo y negocio, indistintamente para hombres, mujeres y jóvenes.

Esta tendencia del turismo denominada turismo Sostenible, es también respaldada por la UNESCO, quién argumenta que "El desarrollo del turismo sostenible debe ser ecológicamente sostenible a largo plazo, económicamente viable, así como éticamente y socialmente equitativo" (BRESCE, 2009).