Los tradicionales periodos de rebajas son unas de las épocas del año de gran consumo. Muchas personas acuden a los comercios atraídas por los grandes descuentos que se anuncian y que ven en ellas una forma de ahorrar dinero.  Sin embargo,  con frecuencia se producen situaciones que contradicen ese objetivo, como es el caso de realizar gastos por encima de las previsiones o hacer acopio artículos que posteriormente no serán utilizados.

Ante estas circunstancias, la Federación de Consumidores AL-ANDALUS, dentro de su campaña para la promoción de un consumo responsable y sostenible, que viene desarrollando con el apoyo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, hace un llamamiento para evitar el consumismo durante este periodo y se consideren alternativas más sostenibles. En este sentido propone:

  • Antes de salir a comprar, revisar los armarios para valorar los artículos de los que ya se dispone y valorar la necesidad de adquirir otros nuevos. Podemos plantearnos la reutilización, la actualización o la reparación de algunos de los elementos que ya no usemos.
  • Hacer una lista de los productos que se desea adquirir en rebajas, teniendo en cuenta el punto anterior.
  • Llevar nuestra propia bolsa, para evitar la acumulación de este tipo de contendores, sobre todo si son de plástico y de un solo uso. Tanto las bolsas de papel como de plástico pueden ser reutilizadas y posteriormente recicladas.
  • Durante la compra evitar la adquisición de artículos que no estaban en la lista.
  • Priorizar en la compra productos que tengan mayor durabilidad o pervivencia. En el caso de aparatos electrónicos o electrodomésticos, los que presenten mayor garantía de reparación y sean más sostenibles energéticamente.
  • Apostar por artículos que estén elaborados por materiales ecológicos, reciclados o reciclables, así como por los que provienen del Comercio Justo o cuentan con garantías de conservación medioambiental y respeto por los derechos de las personas productoras.
  • Los artículos de artesanía y de proximidad, también pueden ser una buena opción en rebajas.
  • Las tiendas de segunda mano se presentan como una forma de reutilizar recursos, lo que evita la contaminación y la sobreexplotación de las materias primas.
  • Para ir a las rebajas evitar el uso del coche, es mejor el transporte público, se ahorra tiempo en los atascos y la emisión de gases contaminantes.
  • Si se van a desechar artículos antiguos, plantearse la donación a otras personas que los necesiten, y si están deteriorados, hacer una gestión adecuada de ellos y depositándolos en los contenedores específicos para su recogida.