fbpx

Por tercer año consecutivo esta Federación de Consumidores alerta del grave problema medioambiental, económico y ético que supone la mala gestión de los alimentos a escala mundial y doméstica.

El ritmo de producción global de alimentos está esquilmando los recursos de nuestro planeta y aumentando los niveles de contaminación. Además, se estima que un tercio de todos los alimentos que se producen destinados a los seres humanos en el mundo se pierden o desperdician, mientras que 850 millones de personas que pasan hambre. Según la FAO en la actualidad se producen suficientes alimentos para abastecer a toda la población mundial.

Ante esta situación, con motivo de la celebración el 16 de octubre del Día Mundial de la Alimentación, la Federación AL-ANDALUS quiere llamar la atención de las personas consumidoras sobre las circunstancias que rodean a esta necesidad básica del ser humano e incitarles a tomar conciencia sobre como nuestros actos individuales afectan en mayor o menor medida a nuestro entorno más inmediato, pero también a la generalidad del planeta.

En este sentido la Federación AL-ANDALUS está desarrollando una campaña de información y concienciación en toda Andalucía, con el apoyo de  la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, para promover un consumo responsable, sostenible, poniendo el acento en el aspecto de la alimentación, por ser un ámbito en el que los consumidores tienen mayor capacidad de elección. Esta campaña continúa con el propósito de combatir el despilfarro de alimentos desde la responsabilidad.

¿Cómo puedo ser un consumidor responsable de alimentos?

  • Siguiendo unas pautas de alimentación saludable
  • Informándome sobre el origen y la composición de los alimentos.
  • Comprando sólo aquellos alimentos que vaya a consumir.
  • Apostando por unos alimentos cuya producción conserve los recursos naturales, acorte los canales de comercialización acercando al productor al consumidor, preserve los métodos de producción tradicionales y la diversidad de productos locales y regionales, reporte una remuneración justa a los productores, genere menos residuos y menos contaminantes, y favorezca el desarrollo local.
  • Rechazando los alimentos con exceso de envases y gestionando bien los residuos.

¿Qué puedo hacer para evitar el despilfarro de alimentos?

  • Antes de comprar, revisar lo que se tiene almacenado.
  • Hacer la compra ateniéndose a una lista que se hará previamente, conforme a unos menús planificados.
  • Evitar adquirir alimentos innecesarios.
  • Apostar por los productos de temporada
  • Leer la fecha de caducidad o consumo preferente antes de comprar.
  • Utilizar los alimentos que tengan menos periodo de vida
  • Tener en cuenta las condiciones de uso y conservación.
  • No descartar una hortaliza o fruta porque presente un aspecto poco estético ya que, esto no supone un riesgo para la salud.
  • Aprovechar frutas y hortalizas para hacer bases de caldo, macedonias, batidos, compotas…
  • Tener en cuenta que los alimentos alargan su vida mediante la congelación y el cocinado.
  • A la hora de cocinar tener en cuenta el número de comensales y sus características.
  • Servir raciones pequeñas. Vale más repetir que tirar.
  • Aprovechar la comida sobrante, congelándola o haciendo en los días siguientes distintos platos (pudines, cremas y purés, croquetas y rellenos).

Si se come fuera de casa:

  • Si se va a un buffet libre, evitar comer con los ojos.
  • Si no se tiene mucho apetito, pedir que le sirvan una cantidad más pequeña.
  • Si sobra comida, llevársela a casa. Puede pedir que la preparen para llevar.
  • Si sirven productos extra (pan, picos, tapas, aperitivos) que no se van a consumir, pedir que los retiren. Ya que si permanecen en la mesa, cuando los recojan los tirarán.