Reconocer la calidad de los productos ibéricos puede resultar muy complicado para la mayoría de los consumidores, circunstancia que ha favorecido durante muchos años la existencia de fraudes en relación a estos alimentos.

Para mejorar la identificación de los productos ibéricos a la hora de la compra, en el año 2014 se aprobó una nueva norma que regula la calidad de estos productos y que afecta a las etiquetas de los mismos.

Para evitar confusiones, precisamente en esta época en la que el consumo de los productos ibéricos aumenta considerablemente, pues tienen un indudable protagonismo en la mayoría de las comidas navideñas, la Federación de Consumidores AL-ANDALUS recuerda que:

Esta norma se aplica a los jamones, paletas y lomos que se obtienen de los cerdos de raza ibérica. Se diferencian los tipos de jamón y paleta dependiendo de la pureza de la raza, de la forma en la que han sido criados los cerdos y la alimentación que han recibido. Podremos identificarlos de la siguiente forma:

  • Jamón 100% Ibérico:jamones procedentes de cerdos con un 100% de pureza genética de raza ibérica y cuyos progenitores tengan también un 100% de pureza racial ibérica.
  • Jamón 75% Ibérico: jamones procedentes de cerdos con al menos el 75% de su porcentaje genético correspondiente a la raza ibérica.
  • Jamón 50% Ibérico: jamones procedentes de cerdos con al menos el 50% de su porcentaje genético correspondiente a la raza ibérica.

A su vez, dependiendo de la alimentación podrán ser:

  • Bellota: si su alimentación principal han sido bellotas y pastos en libertad.
  • Cebo de Campo: si su alimentación ha sido en libertad a base de piensos de cereales y legumbres además de pastos y alguna bellota de la dehesa.
  • Cebo: si su alimentación ha sido a base de piensos de cereales y legumbres pero ha sido criado en granjas.

Un precinto para cada designación

Las características antes descritas se pueden reconocer a través de un precinto de color distinto para calidad, que se coloca en el matadero:

  • Etiqueta negra: Si son 100% ibéricos de bellota
  • Etiqueta roja: Si son ibéricos de bellota en menor porcentaje
  • Etiqueta verde: Si son ibéricos de cebo de campo
  • Etiqueta blanca: Si son ibéricos de cebo

Todas estas etiquetas irán acompañadas del porcentaje de pureza racial del cerdo obligatoriamente (100%, 75% o 50%).

 

 

Aunque la norma entró en vigor en 2014, debido a las necesidades de maduración de estos productos, es en el año 2017 cuando se ha generalizado la presencia en los comercios de productos con la nueva identificación obligatoria.

Otras exigencias de la norma son:

  • Las piezas deben tener un peso mínimo a la salida de la industria para que todas las piezas elaboradas alcancen los estándares mínimos de calidad, ya que en muchas ocasiones las piezas más pequeñas no llegan a los estándares citados.
  • También se fija la edad mínima que debe tener el cerdo antes de ser sacrificado, de esta manera la edad mínima para un cerdo ibérico de bellota debe ser de  14 meses, para el cebo de campo 12 meses y para el de cebo  10 meses.