La última noche del año suele festejarse de manera especial con comidas en familia, cotillones, fiestas en la calle hasta bien entrada la madrugada. Las celebraciones son muy diversas, pero algunos de los de elementos que forman parte de ellas pueden afectar de manera negativa a otras personas, animales o a nuestro entorno más inmediato. Por este motivo, desde la Federación de Consumidores AL-ANDALUS hacemos una serie de recomendaciones para que la salida del 2017 y la entrada en el 2018 sea agradable para todos a la vez que más sostenible.

  1. Los petardos y bengalas

Recibir al nuevo año con el sonido de los petardos es una costumbre ya arraigada. La venta de estos artículos aumenta considerablemente en estos días. En cuanto a ellos debemos saber que:

  • Tenemos que ser cautos en su manejo y almacenamiento, al tratarse de un material pirotécnico.
  • Hay que prestar atención a las recomendaciones de los fabricantes, sobre todo en cuanto a las recomendaciones sobre la edad para su uso por parte de los niños, y por supuesto no permitir que los usen menores sin la supervisión o ayuda de de los adultos.
  • Está comprobado que el ruido de estos elementos afecta mucho a  algunas personas, así como a los perros y otros animales les asusta gravemente. Deberíamos evitar los más ruidosos y hacer uso de ellos en zonas preferiblemente aisladas.
  • Los petardos, bengalas y fuegos artificiales también son contaminantes, pues como efecto de su combustión se liberan micropartículas que permanecen en suspensión en el aire que respiramos, por lo que los niños pequeños y las personas con problemas respiratorios no deberían estar expuestas a ellas.
  • Es fundamental no hacer uso de estos artículos en zonas boscosas, para evitar el riesgo de incendio.
  1. Viajes y traslados

Son muchas las personas que viajan en coche para pasar las fiestas en otras localidades, hacen pequeños traslados en coche para acudir a algún evento o realizar compras o encargos. En tales casos no debemos olvidar que es fundamental hacer una conducción responsable:

  • Evitar la conducción si hemos ingerido alcohol, estamos muy cansados o con sueño.
  • Los niños siempre deben ir en los asientos homologados y bien sujetos a los mismos, por corto que sea el recorrido.
  • En cuanto al manejo del vehículo tengamos en cuenta algunos principios básicos, como que:
  • A mayor velocidad mayor gasto de combustible y más contaminación.
  • No dar acelerones ni frenazos bruscos, porque aumentan la producción de gases contaminantes.
  • En las paradas que duren más de un minuto, es aconsejable apagar el motor, también en los atascos y en los pasos a nivel.
  • El coche no debe llevar peso innecesario, ya que se produce mayor consumo de gasolina.
  • Es recomendable utilizar el transporte público, evitaremos atascos y a la larga es más económico y menos contaminante.
  • Compartir el coche cuando sea posible; consumen y ocupan más cuatro coches con una sola persona dentro, que un coche con cuatro personas.
  • Caminar o hacer uso de la bicicleta. Estas acciones no consumen combustible y contribuyen de forma positiva a la salud.
  1. Los adornos

Los adornos en estos días también se convierten en protagonistas. Intentemos poner en marcha nuestra creatividad para evitar que nuestras casas y fiestas luzcan más bonitas y evitemos el daño al medio ambiente. Por ello recomendamos:

  • Adornar la casa con elementos reciclados, de artesanía, de comercio justo, etc.
  • Reducir la utilización de elementos decorativos que no incluyan componentes luminosos.
  • Evitar en la decoración las lámparas incandescentes, apostando por alternativas más eficientes como las minilámparas, microlámparas, hilos luminosos, la fibra óptica o las LED.
  • Reconsiderar el adorno de los balcones y exteriores de la vivienda con luces, ya que estando dentro no disfrutamos de ella y por el contrario estamos contribuyendo a aumentar la contaminación lumínica y al despilfarro energético, con lo que ello significa.
  • Si, pese a lo dicho anteriormente decidimos adornar el exterior de la vivienda, utilicemos preferiblemente luces de tonos rojizos o amarillos, que atenúan en impacto lumínico, prescindir en la medida de lo posible de los tonos azulados, por su mayor contribución a la contaminación lumínica.
  • Reducir el encendido de la iluminación a las fechas señaladas y en un horario limitado.
  • Si tenemos niños pequeños, puede ser una buena idea para adornar la casa y ahorrar algo de dinero, al mismo tiempo que los mantendremos entretenidos, fabricar nuestros propios adornos a partir de materiales reciclados.
  1. Las comidas

Vuelven a ser protagonistas de los encuentros con familiares y amigos tanto en la cena de fin de año como en la comida de año nuevo. Con motivo de las mismas y de la enorme cantidad de alimentos que se compran y preparan para tales ocasiones, la Federación AL-ANDALUS insiste en la importancia de evitar el despilfarro de alimentos, por motivos morales y de sostenibilidad ambiental, para ello ofrece unas sencillas pautas para hacer un consumo responsable de alimentos:

  • Planificar el menú teniendo en cuenta las características y el número de comensales.
  • Apostar por los productos de temporada.
  • Servir raciones pequeñas. Vale más repetir que tirar.
  • Aprovechar la comida sobrante, congelándola o haciendo en los días siguientes distintos platos (pudines, cremas y purés, croquetas y rellenos).

Si se cena fuera de casa:

  • Si se va a un buffet libre, evitar comer con los ojos.
  • Si no se tiene mucho apetito, pedir que le sirvan una cantidad más pequeña.
  • Si sobra comida, llevársela a casa. Puede pedir que la preparen para llevar.
  • Si sirven productos extra (pan, picos, tapas, aperitivos) que no se van a consumir, pedir que los retiren. Ya que si permanecen en la mesa, cuando los recojan los tirarán
  1. Residuos

La celebración del fin de año genera cantidades ingentes de basura, sobre todo botellas de vidrio de champán y cava, elementos de papel como bolsas de cotillón y artículos de disfraces o de broma. La mala gestión de los mismos dificulta su recuperación y reciclado, por ello sugerimos que:

  • Evitemos la adquisición de elementos de un solo uso.
  • Intentemos no dejar basura o residuos los abandonados en las calles.
  • Procuremos la separación y el depósito de los residuos en los contenedores correspondientes.