En la actualidad existe una gran variedad de tarjetas según su función y servicio que prestan, entre las que destacan: las de débito, de crédito,… y además, con distinta denominación, por ejemplo Visa, mastercad,… Cada una con sus ventajas e inconvenientes, que previa a su contratación el consumidor debería de conocer.

Una tarjeta bancaria es un instrumento emitido por una entidad que permite a la persona, a cuyo favor es emitida, a utilizarla como medio de pago, cantidad que se detrae de su cuenta bancaria asociada a dicha tarjeta. Para mayor conocimiento de las diferentes tarjetas que existen, Consumidores AL-ANDALUS te informa y asesora:

Tarjetas de débito

Son una de las más extendidas en su uso, entre otros motivos por ser la más sencilla. Las tarjetas de débito son un medio de pago vinculado a una cuenta corriente. Cada vez que hacemos una compra con este tipo de tarjeta el pago se carga inmediatamente a la cuenta bancaria. Es decir, no se trata de un  instrumento de financiación, sino de un medio de pago para disponer del capital que cada usuario tiene en su cuenta, siendo esta una de las principales diferencias con la tarjeta de crédito.

En un principio, las tarjetas de débito sólo podían utilizarse para sacar dinero en oficinas y cajeros automáticos, así como para consultar saldos y movimientos de la cuenta. En la actualidad, también pueden emplearse para realizar pagos en comercios.

Al realizar un pago o retirar dinero en efectivo con la tarjeta de débito, la operación se registra simultáneamente en la cuenta asociada, por lo que se debe de disponer de dinero suficiente en ella, sino la operación no se podrá llevar a cabo.

Si no hay fondos, la entidad bancaria, si así lo decide, podría anticiparte la cantidad necesaria para realizar el pago, pero debes saber que en ese caso se producirá un descubierto en cuenta y tendrás que devolver el anticipo y abonar los correspondientes intereses, comisiones y gastos.

Por tanto, el límite lógico de una tarjeta de débito es el dinero que se suponga en la cuenta asociada. Sin embargo, por razones de seguridad, si el usuario así lo desea, puede ponerse de acuerdo con la entidad y fijar un límite diario, sobre todo para retirar fondos con esa tarjeta de débito., desde un cajero automático.

La principal ventaja de este tipo de tarjetas son las siguientes:

  • El usuario puede llevar un control más exhaustivo de lo que se gasta, al realizarse en cargo inmediatamente en la cuenta.
  • Las tarjetas de débito son muy útiles para las compras diarias, puesto que no tienen intereses ni pagos aplazados ya que se utilizan los fondos disponibles en la acuenta asociada.
  • Las tarjetas de débito ayudan a controlar el nivel de endeudamiento. Si no se dispone de dinero en la cuenta, no se puede utilizar.

Y entre sus desventajas cabe señalar que tienen menos seguros y medidas de protección que las tarjetas de crédito, y que aunque es menos común, la entidad puede cobrar comisiones por su mantenimiento y utilización, sin olvidar que estas comisiones suelen ser mucho menor que el caso de otro tipo de tarjetas.

Tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son algo más complicadas que las de débito porque son un medio de pago pero también una fórmula financiación y precisamente por eso su funcionamiento es más complejo.

De forma resumida,  las tarjetas de crédito permiten hacer compras sin necesidad de disponer del dinero en ese momento, ya que el pago se aplaza hasta la fecha de liquidación (generalmente a final de mes). Una vez alcanzado esa fecha, el cliente deberá saldar la deuda contraída. Si la cuenta asociada tiene fondos, no habrá problemas, pero si no es así se activan los intereses de la tarjeta.

Por tanto, las tarjetas de crédito permiten hacer pagos u obtener dinero, hasta cierto límite, sin necesidad de tener fondos en la cuenta bancaria en ese mismo momento. A cambio, tienes que devolver el dinero que has utilizado en los plazos previstos, siendo esta la principal diferencia con las tarjetas de débito.

Este sería el funcionamiento de las tarjetas de crédito clásicas, estilo Visa o Mastercad. Aquí la principal desventaja que reseñamos desde Consumidores AL-ANDALUS, es que, normalmente, la línea de crédito que conceden puede incluso doblar el suelo del titular. De esta forma, para un usuario que no lleve un estricto control de sus finanzas personales puede ser relativamente sencillo gastar más de la cuenta y sobreendeudarse con su  entidad financiera. Además, cuando más tarde en saldarla más intereses se van acumulando en su contra.

Pero no todas las tarjetas de crédito son emitidas por una entidad de crédito. Existen también algunas que son facilitadas por empresas que no son entidades de crédito y, por tanto, no están sujetas a supervisión del Banco de España.

Por tanto, no olvides que el utilizar una tarjeta de crédito tiene las mismas consecuencias que disponer de cualquier crédito o modalidad de financiación. Por lo tanto, el usuario debe ser consciente de su obligación de devolver el dinero y de pagar los intereses que han de estar previstos en el contrato de la tarjeta.

Tarjetas monedero

Una tarjeta monedero es una tarjeta bancaria que se sirve de la modalidad prepago,  u obtener dinero hasta el importe que su titular ha entregado previamente a la entidad bancaria o entidad de dinero electrónico que la emite, mediante ingreso por caja o mediante cargo en su cuenta. Una vez agotado su importe pueden recargarse mediante un nuevo pago de su titular. Este tipo de tarjetas  son ideales para pequeños pagos o pequeños usuarios bancarios.

Entre sus principales características destacan:

  • Se pueden precargar con el saldo en euros que quiera su titular mediante un ingreso en caja o mediante cargo en la cuenta.
  • Puede ser utilizada mientras haya saldo disponible.

Tarjetas comerciales

Son aquellas tarjetas de crédito emitidas por establecimientos comerciales, no por una entidad bancaria, como grandes supermercados, cadenas de tiendas…y sirven para efectuar compras en los establecimientos que la han emitido o en otros según aparezca en el contrato, y hasta el límite pactado.

Entre sus principales características destacan:

  • Se utilizan generalmente como instrumento de financiación de las compras hechas en la red de tiendas del establecimiento.
  • Permiten, al igual que cualquier tarjeta de crédito, aplazar las compras sin costes extras para el titular, el tiempo acordado (normalmente un mes o dos meses).
  • Permiten a su titular financiar compras a plazo del establecimiento (con o sin intereses).
  • Suelen servir exclusivamente para realizar compras en el establecimiento comercial que las emite, dentro del límite de crédito pactado, aunque también las hay que son tarjetas de crédito clásicas, y por tanto se pueden usar de forma universal.

Tarjetas de fidelización

La tarjeta de fidelización, también conocida como tarjeta de beneficios y descuentos, se puede emitir por establecimientos comerciales de bienes o servicios, y con ella, el titular puede resultar beneficiado de descuentos, premios,… cuando consume productos de la empresa emisora de la tarjeta.

Si haces uso de tarjetas bancarias no olvides…

  • Antes de contratar cualquier tarjeta, consulta sus condiciones y valora sus ventajas e inconvenientes.
  • Has uso de ella (compras, retirar dinero…) según los términos contratados.
  • Solicita copia del contrato.
  • Si las condiciones de uso de la tarjeta cambian, el usuario debe ser informado previamente de las mismas y extinguir el contrato en caso de no estar de acuerdo.
  • Paga puntualmente las comisiones bancarias y, si se trata de una tarjeta de crédito, abona el mismo en los plazos acordados según contrata.
  • Custodia debidamente el P.I.N. de las tarjetas.
  • Para poder pagar con tarjeta en un establecimiento, el mismo debe de estar adherido a dicho sistema anunciando este medio de pago, así como el tipo de tarjetas admitidas en un lugar visible.
  • Y por último, siempre y cuando así lo anuncie, no el establecimiento no se puede negar al cobro con tarjeta. No obstante, puede establecer límites cuantitativos siempre y cuando éstos sean debidamente anunciados.