fbpx

Más de 300 personas han participado en las charlas taller que AL-ANDALUS ha desarrollado en toda Andalucía para promocionar un consumo responsable y sostenible de alimentos, como elemento de transformación social.

Con el objetivo de trasladar de forma presencial a los consumidores diversas cuestiones relacionadas con el consumo responsable y sostenible de alimentos y promover un cambio de hábitos, que redunde en una mejor calidad de vida para las personas y permita la conservación de nuestro planeta, AL-ANDALUS ha desarrollado, bajo el título “Alimentación responsable y sostenible. Todo son ventajas” 12 charlas en toda la Comunidad Autónoma durante el mes de febrero.

Esta iniciativa se incluye en la campaña para promocionar el consumo responsable y solidario como elemento de transformación social, que esta Federación está llevando a cabo con la colaboración de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales de la Junta de Andalucía, y a través de ella se ha explicado a la población la importancia de ajustar la adquisición de alimentos a las necesidades reales de consumo, las desigualdades que en materia de alimentación se producen a escala mundial, el desperdicio de alimentos, las ventajas que reporta tanto a la salud del planeta como a la personas el consumo de alimentos naturales y temporada, el problema que supone el exceso de envases y embalajes en el ámbito de la alimentación, entre otras aspectos.

En estas charlas taller, se ha prestado especial atención a explicar de forma práctica y didáctica, favoreciendo la participación de las personas asistentes, elementos relacionados con la gestión y consumo de los alimentos, como la información que debe aparecer obligatoriamente en el etiquetado, aclarando conceptos que resultan confusos para los consumidores como la fecha de caducidad o consumo preferente, también se ha indicado cómo debe actuarse ante los productos con exceso de envases y cómo deben gestionarse como residuo, y se ha explicado en qué consiste una dieta saludable y responsable y sus beneficios. Finalmente se indicado a los asistentes como pueden ser consumidores responsables y sostenibles, a través de una serie de pautas sencillas de llevar a cabo.

 

Recomendaciones para una alimentación saludable, responsable, sostenible y solidaria

 

 

  • Planificar los menús con antelación teniendo en cuenta las necesidades nutricionales de los distintos miembros de la familia, atendiendo a los criterios de una dieta variada y equilibrada.
  • En los menús deberíamos incluir productos de temporada, pues suelen ser más frescos y abundantes.
  • Antes de ir a la compra, hacer una lista de los alimentos que se comprarán, en función a los menús planificados, y ajustando las cantidades al consumo real previsto.
  • Es importante elegir los productos por sus cualidades y no dejarse llevar por los estímulos y mensajes publicitarios.
  • Leer el etiquetado de los productos alimenticios, con sus indicaciones sobre ingredientes, origen, fecha de caducidad o consumo preferente e instrucciones de empleo y conservación, es una valiosa fuente de información.
  • A la hora de seleccionar los productos debemos considerar la proximidad entre el productor y el consumidor, pues es un elemento que contribuye a la sostenibilidad y a la calidad de los productos, y puede redundar en su precio.
  • Cuando vayamos a la compra es fundamental comparar productos y precios en distintos establecimientos, de esta forma es posible ahorrar algo de dinero. Además, si apostamos por los pequeños comercios, contribuiremos al sostenimiento económico y social de nuestra zona.
  • La adquisición de productos ecológicos garantiza unos niveles elevados de calidad, son naturales y minimizan el impacto de su producción sobre el entorno.
  • Los alimentos deben conservarse y almacenarse en condiciones de limpieza e higiene, siguiendo las instrucciones del etiquetado.
  • Cuando vayamos a congelar o refrigerar algún alimento debemos utilizar las temperaturas adecuadas y separarlos por grupos o raciones, según las previsiones de consumo.
  • Al almacenar los productos es conveniente tener en cuenta la fecha de caducidad o consumo preferente, dejando más accesibles los que tengan menos margen.
  • La comida sobrante o que no se tenga previsto consumir de inmediato, debe congelarse o conservarse de manera adecuada para aprovecharla en otra ocasión.
  • Para evitar el exceso de residuos, es conveniente, durante la compra, evitar aquellos productos que lleven envases desproporcionados, los que sean de difícil clasificación para su reciclado o no sean reciclables y los que existiendo en formato mayor se comercialicen en monodosis o envases individuales.
  • Antes de tirar los envases, debemos pensar si podemos reutilizarlos, por ejemplo: los botes, las tarrinas y las cajas para guardar otras cosas, hacer juguetes o adornos.
  • Para la mejor gestión de los residuos de envases debemos separarlos y depositarlos en los correspondientes contenedores: azul para el papel y cartón, verde para las botellas y los tarros de vidrio, y amarillo para los envases de plástico, los briks y las latas.

 

Gabinete de Comunicación

 

Además, ésta y otras noticias sobre consumo pueden consultarse en las redes sociales