fbpx

En la celebración del Día Mundial de la Salud, la Federación AL-ANDALUS recuerda la necesidad de realizar un uso racional de los medicamentos. Apuesta por el consumo responsable, todo son ventajas.

Antes de iniciar un tratamiento:

Se considera imprescindible seguir las indicaciones recibidas en la consulta, la receta y el prospecto: dosis, horario de tomas, duración del tratamiento, interacciones con otros medicamentos o con alimentos, incompatibilidades, y todo tipo de efectos no deseados, en definitiva, un uso racional del medicamento.

El prospecto debe leerse detenidamente y cumplir sus indicaciones. Si alguna no se corresponde con lo reflejado en la receta (dosis, interacciones), puede deberse a que el médico lo ha creído conveniente para su caso o haya ajustado la dosis a sus características personales. No obstante debe asegurarse consultando al médico, enfermero o farmacéutico.

Por ello es aconsejable:

  • Tener localizado el informe médico y las recomendaciones por escrito del médico, enfermero o farmacéutico sobre el seguimiento del tratamiento.
  • Disponer de los teléfonos del centro de salud, la farmacia y del servicio de urgencias.
  • Comprobar que se han comprendido perfectamente las instrucciones sobre el tratamiento.
  • Procurar envases de fácil identificación y lugares apropiados, con recipientes independientes,
  • para evitar confusiones.
  • Dosificar la medicación al día y distribuirla en contenedores de fácil transporte.
  • Distribuir la medicación en dosis semanales en caso de tratamientos largos.
  • Disponer de avisadores para evitar olvidos.

Recuerda:

  • Tomar medicinas sólo cuando sea necesario. En ocasiones el médico puede aconsejar cambios en la alimentación o proponer el desarrollo de actividad física en lugar de un medicamento. No insistas en que te recete.
  • Mantener una actitud crítica ante la publicidad de medicamentos.
  • Ni siquiera las vitaminas deben tomarse a la ligera y sin control. Si se toman en exceso pueden ser perjudiciales. Tampoco deben tomarse pastillas supuestamente adelgazantes sin consultar al médico.
  • No guardar los medicamentos una vez finalizados los tratamientos. Si éstos no están caducados podemos llevarlos perfectamente envasados a la farmacia o alguna entidad que se encargue de su recogida para que puedan ser utilizados por otras personas.
  • No proveerse de medicamentos que precisen de receta sin que lo haya prescrito el médico.
  • Revisar periódicamente el botiquín para evitar los riesgos de caducidad y las deficiencias por mala conservación. Éste sólo debe contener lo estrictamente necesario para la resolución de casos livianos como dolores moderados, lesiones poco extensas o superficiales y hemorragias de menor entidad o importancia.
  • Por supuesto, no automedicarse.
  • No tirar nunca los restos de medicamentos por los desagües o a la basura, ni siquiera los envases, pues contaminan los acuíferos y el suelo, perjudicando también a otras especies animales y vegetales. Debemos depositarlos en los puntos SIGRE de recogida específica, que se encuentran en las farmacias.

Gabinete de Comunicación

Además, ésta y otras noticias sobre consumo pueden consultarse en las redes sociales

Recuerda, en nuestra App "fedalandalus ReclamApp" más información en materia de Consumo