El reciclado de materiales entraña grandes beneficios sociales, ambientales y económicos, ya que genera un significativo ahorro energético. Por ese motivo, y en pos de la sostenibilidad, Consumidores AL-ANDALUS considera necesaria una apuesta decidida por el reciclaje, al que los consumidores pueden contribuir mediante la compra de productos que presenten menos dificultades para su separación, depósito y posterior recuperación.

Cada andaluz genera una media de 1,5 kilos de basura al día, de los que los residuos de envase suponen el 50% de su volumen y el 30% de su peso, siendo los más habituales las latas, los plásticos y los bricks, el vidrio y el papel. En nuestras localidades cada vez encontramos más facilidades para la gestión de estos residuos, pero no siempre tenemos claro qué podemos depositar en ellos. La Federación de Consumidores AL-ANDALUS dentro de la campaña informativa  para la promoción de un consumo responsable y sostenible, que desarrolla con el apoyo de la Junta de Andalucía, aprovechando la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente se propone aclarar algunas de estas dudas.

Sepamos algo más sobre las latas

En España cada persona tira una media anual de 13 kilos de latas de aluminio y hojalata. De cada 10 latas que se fabrican 7 son de aluminio y 3 de acero laminado, este último se utiliza para los aerosoles. Es importante destacar que un envase de aluminio continúa siendo un residuo sólido 500 años después de que dejase de sernos útil y que para su fabricación se requiere una gran cantidad de energía.

Los envases de plástico

Los envases de plástico están hechos de un material que se llama PET y es un derivado del petróleo, elemento no renovable y cada día más escaso. Este material tiene una gran durabilidad, conservando sus propiedades durante gran cantidad de años, por lo que una vez desechado, desde el punto de vista ambiental, es imprescindible su tratamiento.

Briks, el reciclaje de un envase combinado

El brik se compone en un 75% de cartón de buena calidad, en un 20% de polietileno, que es un plástico que impermeabiliza el cartón y en un 5% de aluminio, para aislar de la luz y el aire. Cada vez que tiramos un brik de 1 litro a la basura estamos desperdiciando 20 grs. de papel, 5,7grs.de polietileno y 1,5grs de aluminio que podrían ser recuperados para fabricar otros productos.

Van al contenedor amarillo

Envases metálicos

  • Botes de bebidas (cerveza, refrescos)
  • Latas de conservas (vegetales, cárnicas, de pescado, comida para animales domésticos…)
  • Aerosoles (desodorante, laca, limpiadores de cocina, abrillantadores de la madera…)
  • Platos y bandejas de aluminio (p. ej., los de comidas preparadas)
  • Chapas y latas de metal

Briks

  • Briks de leche, nata, batidos, zumos, vino, caldo...

Envases de plástico

  • Botellas (agua, refrescos, leche, zumo, aceite comestible, vinagre, salsas…)
  • Envases de productos lácteos (yogures, flan y otros postres lácteos, queso, mantequilla,…)
  • Bandejas y cajas de "corcho blanco" (las de la fruta, verduras, carne, pollo y pescado envasados, y las que vienen con algunos helados); vasos, platos y cubiertos de plástico, etc.
  • Envases de plástico para productos de aseo y limpieza
  • Botes de plástico de productos de aseo (champú, crema, desodorante, gel, jabón líquido…)
  • Botes de plástico de productos de limpieza (lejía, suavizante, detergente, …)
  • Bolsas y envoltorios de plástico y aluminio
  • Bolsas de plástico para alimentos (congelado, fruta, verdura, pan de molde, bollería, pasta,…)
  • Bolsas y recipientes de aluminio para alimentos (alimentos infantiles, sopas, purés, pastas precocinadas, café, aperitivos, frutos secos, patatas fritas, bandejas para comidas preparadas...)
  • Bolsas que entregan las tiendas, supermercados,... para transportar los productos adquiridos.
  • Envases de productos de charcutería (embutidos, jamón, bacón, queso…)
  • Envoltorios de plástico (el film transparente que acompaña a las bandejas de carnes, frutas, verduras y pescado; el que envuelve a revistas,… ; el que protege cajas de cartón y plástico, etc.)
  • Film de polietileno transparente o de aluminio (el que se emplea para envolver alimentos)
  • El plástico y el aluminio de los envases tipo blíster (envases de las pilas, el de las cuchillas de afeitar,...)

El vidrio, 100% reciclable

El vidrio es un material 100% reciclable, pudiendo, por tanto, utilizarse en repetidas ocasiones para hacer nuevos envases. Tanto es así, que incluso los envases de vidrio pueden ser recuperados aún cuando estén rotos o en pedazos, únicamente, hay que realizar una labor de eliminación de posibles contaminantes como tapas, anillas de metal, papel, etc.

Se pueden establecer tres tipos de vidrio según su color: verde, ámbar o transparente

Es importante reciclar el vidrio porque:

  • El reciclado del vidrio permite evitar la sobreexplotación de las minas donde se obtienen las materias primas y el consiguiente deterioro de los terrenos.
  • Se ahorra energía, un 30% con respecto al vidrio nuevo, pues el reciclado necesita menos temperatura para su fundición.
  • Se reducen los niveles de contaminación que implican tanto la extracción de las materias primas como en su proceso de elaboración.
  • Disminuye el volumen de basuras que van a parar a los vertederos.

En el contenedor verde:

Tiramos las botellas y tarros de vidrio básicamente.

No se depositan:

  • La cerámica y porcelana porque necesitan más temperatura de fusión debido a su diferente composición química. Al no fundirse, produce pequeñas piedrecitas que provocan la ruptura del envase de vidrio.
  • Los vasos y las copas de cristal contienen óxido de plomo, que les otorga características peculiares, como el sonido y el brillo. El óxido de plomo no se puede fundir en los mismos hornos donde se producen los envases de vidrio.
  • Los tarros y botellas de medicamentos entran en un circuito de reciclaje distinto al del resto de los envases de vidrio.

La importancia de reciclar el papel

Para fabricar unas toneladas de papel a partir de celulosa virgen se necesitan 2.400 kilos de madera, 200.000 litros de agua y del orden de 7.000 kW/h de energía. Sin embargo para obtener la misma cantidad con papel usado recuperado se necesita papel viejo, 100 veces menos cantidad de agua y una tercera parte de energía. Si se reciclara la mitad del papel usado se salvarían 8 millones de hectáreas de bosque al año. Además, se reduciría la necesidad de plantar grandes extensiones de  coníferas o eucaliptos (los árboles más ricos en celulosa) y que no son especies propias de las áreas donde se están cultivando en detrimento de las autóctonas. Por otra parte, se evitaría casi el 75% de la contaminación, derivada de este proceso de producción, teniendo incluso en cuenta las sustancias químicas utilizadas para quitar la tinta del papel, y se obtendría un ahorro energético del 60%. Está claro que si queremos afrontar el futuro de forma sostenible y evitar la desaparición de muchos bosques y de su fauna, tendremos que reutilizar, recuperar y reciclar el papel usado.

 

El papel que se recupera se recicla

Estos datos expuestos anteriormente deberían ser argumento suficiente para que nos decidamos a separar el papel del resto de los residuos, y depositarlo en los contenedores específicos para su posterior reciclado, máxime si tenemos en cuenta, que según la industria papelera española, en nuestro país se recicla todo el papel que se recupera y cerca de un millón de toneladas de papel de otros países. La tasa de reciclado es superior al 60%, lo que supone estar muy por encima de la media europea. Mientras que los niveles de reciclado son buenos, la recuperación de papel es aún deficitaria, pues aunque el porcentaje en nuestro país está en torno a la media europea, aún estamos muy lejos de países como Alemania o Finlandia.

 

Comprar papel reciclado, una buena forma de cerrar el círculo

Cuando adquirimos papel reciclado estamos apostando por la sostenibilidad. Es fundamental un cambio de actitud de la población hacia este tipo de productos que, cada vez están mejor desarrollados y ofrecen mayor calidad.

 

Es papel reciclable:

  • Papel de impresión y escritura
  • Papel continuo
  • Sobres
  • Listados de ordenador
  • Guías telefónicas
  • Catálogos, folletos periódicos, revistas, libros
  • Carpetas y subcarpetas de papel, o cartulina
  • Publicidad
  • Envases y embalajes de papel y cartón.

Papel no reciclable

  • Papel de autocopiado
  • Papel térmico para fax
  • Etiquetas adhesivas
  • Cartones de bebidas
  • Papel encerado o parafinado
  • Papel higiénico y sanitario

El papel debe depositarse en los contenedores azules:

  • Sin arrugarlo, para que ocupe el menor espacio posible.
  • Libre de clips, grapas, ventanillas de plástico, precintos o cuerdas.
  • Los cartones deben plegarse.