Coincidiendo con la temporada veraniega, se produce un considerable aumento del consumo de bebidas refrescantes y helados. Y es que, con la ingesta de estos productos, además de calmar la sed, ayudamos a nuestro organismo a mantener la temperatura corporal en unos términos adecuados ante la presencia de temperaturas elevadas.

 

Mediante la sudoración se disipa calor y se lubrifica la piel, contribuyendo a la regulación de la temperatura corporal, esto supone una importante eliminación de agua y minerales necesarios de reponer para prevenir la deshidratación y la insolación. Por ello, Consumidores AL-ANDALUS informa sobre cómo conseguir una hidratación adecuada en una época en la que predominan las altas temperaturas.

El consumo de agua adquiere en la época estival un papel relevante. Desde Consumidores AL-ANDALUS recomendamos que cada individuo consuma como mínimo 2 litros de agua diario en épocas de altas temperaturas como las actuales.

Bebidas refrescantes

Bebidas refrescantes, son aquellas preparadas a base de agua a las que se añade azúcar u otros edulcorantes, algún derivado de frutas, gas carbónico y aditivos (colorantes y aromatizantes). Debemos prestar especial atención por su contenido en azúcares, su aporte calórico y la presencia de cafeína, y por tanto, deben ser tomadas con moderación y no sustituir por otros nutrientes esenciales como la leche o el agua.

Tipos de bebidas refrescantes:

  • Con aromas de frutas, contienen escasos nutrientes y suelen contener gas carbónico.
  • Los néctares son bebidas a base de agua azucarada y aproximadamente el 25% de zumo de fruta.
  • Las bebidas de cola son ricas en azúcar y también en cafeína y teobromina con propiedades estimulantes.
  • Las tónicas están gasificadas y azucaradas. El característico sabor amargo se lo proporcionan extractos de piel de frutas y cítricos.

Soluciones rehidratantes

Son soluciones de agua y minerales, cuya finalidad es la reposición de ambos elementos ante situaciones de diarreas y sudoración excesiva. En la actualidad son muy utilizadas durante entrenamientos y prácticas deportivas.

Tipos de bebidas rehidratantes

  • Limonada alcalina: es una solución de agua, zumo de limón y bicarbonato.
  • Las bebidas isotónicas: son preparados basado en bebidas de frutas o aguas hidrocarbonadas, con cantidades controladas de minerales que favorecen la absorción del agua. Su consumo se orienta a corregir la sudoración por actividad física.

Helados

En una interpretación amplia, podemos considerar “helados” a un variado grupo de productos alimenticios que se presentan bajo determinadas condiciones de composición y elaboración y un cierto grado de congelación. Así encontramos entre otros: cremas heladas, sorbetes, polos granizadas,… Pero el helado común es aquel en cuya elaboración juega un papel fundamental el componente lácteo y azucarado, además de frutos secos, chocolates, miel, caramelo,… que complementan las materias nutricionales.

En función de los componentes y proceso de elaboración, los helados pueden clasificarse en:

  • Común o lácteo: elaborado a partir de crema o nata, leche grasa animal o vegetal no láctea y  azúcares.
  • De huevo o mantecado: hecho a partir de leche, yema de huevo, azúcar y aromatizante.
  • De hielo: elaborado a partir de agua con purés o jugos de frutas, o bien de agua azucarada (sorbetes, granizadas, polos,…)

Aunque el helado ha gozado siempre de una buena aceptación gastronómica y social, durante los últimos años su reputación se ha visto mermada, debido, sobre todo, a la atribución de exceso graso y/o azucarado. Sin embargo, el análisis de su composición nutricional nos muestra una realidad bien diferente, con cifras no excesivas de los nutrientes citados y un alto contenido en calcio, proteínas y vitaminas, sobre todo en lo referente a los helados lácteos.

 

Otras bebidas

Algunas bebidas de implantación tradicional o uso común, como la leche, los yogures, las horchatas, las bebidas de soja, los zumos, los gazpachos, las infusiones,… representan una buena alternativa, ya que a sus efectos como refrescante, hidratante y placentero se suman interesantes propiedades alimenticias y nutricionales. 

Temperatura

La temperatura ideal de las bebidas para calmar la sed y  una rápida reposición de líquidos oscila próxima a los 9º C. Tomar las bebidas demasiado frías no influye significativamente para calmar más rápido la sed, pero sí que puede provocar molestias o problemas de salud.